Sergio Fenoy asumió como arzobispo de Santa Fe tras una multitudinaria ceremonia en la Catedral Metropolitana de la ciudad. Tras realizar una recorrida por los tres conventos del casco sur, Fenoy arribó a las 11 a la iglesia.

LEER MÁS: Santa Fe tiene nuevo arzobispo, Sergio Fenoy

Con el acompañamiento del Cabildo Eclesiástico, autoridades provinciales, municipales y judiciales, y tras una ceremonia -quien fuera designado por el Papa Francisco en abril de este año- se convirtió en el nuevo arzobispo de la arquidiócesis santafesina.

Tras finalizar el acto, el flamante arzobispo mantuvo diálogo con la prensa. En esa instancia fue consultado sobre el contacto que mantuvo con quien hasta hace poco fuera la máxima autoridad de la iglesia santafesina y las primeras impresiones que lo invadían tras su nombramiento.

LEER MÁS: Todo listo para la asunción de Sergio Fenoy, el nuevo arzobispo de Santa Fe

"Compartimos toda la semana con él -en relación a Arancedo. Creo que va a ser una hermosa continuidad. Eso es lo que celebrábamos un poco juntos, que la iglesia y la diócesis y toda la sociedad pueda ver esta continuidad y este traspaso muy sereno y con mucha alegría".

En ese sentido monseñor Fenoy agradeció el acompañamiento y afecto que la comunidad expresó hacia su persona. "La gente nos da más, mucho más de lo que podemos pretender e imaginamos. La alegría de estar aquí y empezar este servicio", sostuvo.

Los primeros tiempos del nuevo arzobispo serán de escucha y conocimiento, dado que aún debe interiorizarse sobre las problemáticas y temas que se vienen trabajando desde la gestión de Arancedo.

LEER MÁS: Conocé el significado del escudo episcopal de monseñor Sergio Fenoy

Al ser consultado sobre cómo encontró a la ciudad y su opinión al respecto, Fenoy no dudó en asegurar: "Creo que hay muchas ganas de salir adelante, mucha gentileza y cordialidad, algo que había experimentado en visitas anteriores. Me han recibido muy bien".

Por otro lado, al ser interrogado en relación al tratamiento que tendrá en breve la despenalización del aborto, Fenoy no dudó en enviar un mensaje de conformidad a la sociedad santafesina.

"Me pone muy contento en torno a lo que ya han hecho aquí (hablamos de Santa Fe), que han defendido el amor a las dos vidas, como siempre han remarcado comprendiendo situaciones dolorosas, lo han hecho sin agresiones, con respeto pero con mucha valentía, con mucha firmeza", evaluó el arzobispo quien respaldó la postura.

En el marco del tratamiento de la ley, desde la Iglesia también se llevan a cabo actividades, en ese sentido Fenoy contó que el jueves se realizó una jornada de oración y ayuno. "Nosotros lo hacemos a través de nuestros medios que son principalmente espirituales y todo lo que la democracia nos permite, manifestarnos con respeto y libertad como lo pueden hacer todos. Creo que se ha trabajado muy bien y yo vengo más que nada a felicitar y apoyar porque no estuve en ese camino", concluyó el flamante arzobispo.

Mensaje de asunción

Tras realizar su confesión de fe y juramento, y que el Cabildo Eclesiástico firmara el documento que avala la designación de Fenoy como arzobispo, la nueva autoridad de la iglesia santafesina brindó sus primeras palabras de bienvenida y agradecimiento a todos los presentes.

El recibimiento de la nueva cabeza de la Iglesia santafesina estuvo acompañado por efusivos aplausos. De pie y con la imagen central de la Catedral Metropolitana a sus espaldas, el arzobispo destacó la importancia del momento en su vida y la amabilidad con la cual fue recibido.

"Esta cátedra es muy importante, basta pensar solamente en mi inmediato predecesor monseñor José María Arancedo, a quien en nombre de todos ustedes también le agradezco", aseguró Fenoy quien no tardó en agradecer los años de ministerio y entrega de quien hasta hace poco dirigiera los rumbos de la comunidad católica santafesina.

"Sé cómo lo aprecian, sé lo que ha hecho por esta iglesia particular y por esta ciudad como sociedad santafesina, así que basta pensar en él para darme cuenta de que es una cátedra muy grande. Y es signo de responsabilidad, es el signo de la responsabilidad del obispo", agregó Fenoy sobre la figura de Arancedo y las responsabilidades que deberá afrontar de ahora en más.

Punto y seguido Fenoy hizo mención a su confesión de fe y juramento, realizado momentos antes, y aseguró que a pesar de lo mencionado en este aún "queda mucho sin decir, pero mucho por vivir".

Consciente de la responsabilidad que enfrenta a partir de su nombramiento y sus debilidades llamó a los presentes y fieles a brindarle la paciencia necesaria para alcanzar la confianza requerida para llevar adelante su tarea.

"Espero la paciencia de Dios, que me siga teniendo paciencia y entregando su gracia y amor como hasta ahora. Y pido la paciencia de todos ustedes porque es esa paciencia, esa comprensión la que va a hacer que me afirme con confianza en esta venerable cátedra. Así que espero contar con la paciencia de todos", manifestó Fenoy.

Sobre esta última virtud (la paciencia) aseguró que es el símbolo del que reside en la verdad y el amor. "Al estilo de Jesús, del que anuncia la verdad y el que debe testimoniar con sus obras el amor y también por eso venerarlo", describió el obispo.

"En Jesús la verdad y el amor coinciden, él manifiesta el más verdadero y auténtico amor y condice de parte de su padre la verdad más clara que todo corazón desearía escuchar: que Dios es amor y que nos ama. Y la dice con amor además a esa verdad, con misericordia, con cercanía", prosiguió el arzobispo que bregó por poder conducir y vivir su ministerio a través de la doctrina de la Iglesia. "La cual debe conducir al amor y el amor vivido efectivamente hace que nuestra fe sea creíble, que realmente lo que creemos es verdad porque se manifiesta en las obras de amor. Ojalá que lo pueda hacer así siempre mientras dure este servicio, que pueda anunciar la verdad sin temor al estilo de Jesús y con todo el amor posible. Y pueda mientras tanto, sencillamente, ocultamente, sin ruido, mostrar lo que creemos. El amor muestra lo que creemos, no tanto los discursos o las palabras", finalizó la máxima autoridad de la Iglesia santafesina.