El trabajador de 23 años accidentado en la fábrica Purina de Sauce Viejo el pasado día viernes, continúa en terapia intensiva y con pronóstico reservado.

El subdirector del Hospital Cullen, Cesar Pauloni, expresó que "el paciente se encuentra aún en el área de terapia intensiva, y si bien su estado hemodinámico continúa siendo estable, se constató un deterioro neurológico que compromete su salud".

"Son horas decisivas para ver cómo responde el paciente", continuó.

El joven de 23 años ingresó al efector de salud a las 7.30 de este viernes, con lesiones en los huesos de su cara y fractura de cráneo mientras manipulaba un auto elevador.