Luego de intentarlo hace dos años, proponiendo bajar la edad de imputabilidad de menores a 14 años, el gobierno nacional volverá este verano a insistir con la propuesta. En este caso, la intención del Ejecutivo es girar al Congreso un proyecto, que ya estaría redactado, para bajar la edad de imputabilidad de menores a los 15 años.

Así lo confirmó en la mañana de este lunes la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que dijo que la intención es que la iniciativa sea tratada en sesiones extraordinarias y que, además, la propuesta es crear un régimen socioeducativo y terapéutico para los menores que cometen delitos independientemente de la edad.

"Estamos creando una imputabilidad penal a los 15 pero imputabilidad administrativa a cualquier edad; no importa la edad del menor que cometa el delito, inmediatamente entra a un régimen socioeducativo terapéutico y se lo va a tratar para que no siga en las conductas disvaliosas que lo llevan a matar o morir", planteó la funcionaria en declaraciones radiales.

La idea es “parte de las etapas y de la situaciones de campaña electoral”

Consultado al respecto, Ricardo Silberstein, ministro de Justicia y Derechos Humanos de la provincia se pronunció respecto de la nueva propuesta del gobierno de Mauricio Macri y señaló que la idea es “parte de las etapas y de la situaciones de campaña electoral”.

En esa dirección planteó que sería más importante discutir en Santa Fe cuál es el tratamiento que se le debe dar al menor de 16 años y afirmó que ese es el verdadero debate que hay que dar.

“Creo que se trabaja sobre todo para la tribuna. El problema no es tanto bajar de 16 a 15. En algunos países hay una edad de imputabilidad alta, por ejemplo Brasil que tiene 18. Es muy alta, los menores de 16 o 17 no son imputables, sin embargo, los menores en los establecimientos están detenidos con mayores. Creo que mucho más importante que trabajar el problema de la edad de imputabilidad es qué política nos damos frente a los menores no imputables y frente a los imputables”, expresó el ministro en declaraciones a la emisora LT10.

A su vez, remarcó que en Argentina, muchas provincias mezclan en los mismos establecimientos de puertas cerradas, menores imputables con menores no imputables. “Realmente no es bueno ni para uno ni para otro. Me da la impresión de que lo que nosotros tenemos que hacer es trabajar mucho más en una ley de fondo que realmente regule bien la relación de los menores no imputables y regule bien el problema de los menores imputables”, aclaró.

"Menores de 16 años con delitos de homicidios graves son números muy bajos” 

En esa línea lamentó que en Santa Fe no haya “ley prácticamente para juzgarlos y son muy pocos los que son juzgados, porque no hay un código de procedimientos para juzgarlos”.

“Entonces, usted tiene hoy menores de 16 a 18 años que todos creemos que han cometido homicidios, los tenemos en establecimientos de puertas cerradas, pero no hay ningún juicio que haya dicho realmente que los menores lo hayan hecho”, explicó y agregó: “A veces los menores se atribuyen los delitos para cubrir a los mayores. A veces lo hacen para generar una visión medio heroica de la vida en lugares muy humildes en donde dicen que mataron a alguien para lograr dentro de su medio una mayor valoración social. Desgraciadamente a veces eso acontece”.

El Código en Santa Fe

Luego de un año en el que hubo cruces entre legisladores del Frente Progresista por un nuevo código que regule las causas donde están involucrados jóvenes que delinquen. El ministro de Justicia reclamó: “Todo este tipo de situaciones hacen necesario tener un código que permita juzgar a los menores punibles. Frente a los no punibles hay un debate mucho más profundo que establecer si se baja o no la ley de imputabilidad".

“Uno de los debates más importantes es si se puede tener un menor no punible dentro de un establecimiento de puertas cerradas, sin un régimen carcelario, por ejemplo. Ese es un debate mucho más profundo y más complejo, donde hay quienes manifiestan que no es aceptable un sistema de ese tipo, y hay quienes establecen que si un chico no se puede ir de la escuela cuando quiere, ¿por qué razón no puede haber un establecimiento de puertas cerradas que no sea un régimen carcelario?”, ejemplificó Silberstein.

“Me da la impresión de que hay debates que son mucho más importantes que el problema de la edad. El problema de la edad es aprovecharse realmente de una situación de tipo electoral. Menores de 16 años con delitos de homicidios graves son números muy bajos”, concluyó.