Ayer las autoridades del Hospital Iturraspe debieron activar el protocolo de emergencia tras detectarse un fuerte olor a combustible en el área de Maternidad. El mismo incluyó desalojar el quirófano de esa área entre otras salas.

Este viernes por la mañana aún se seguía trabajando para determinar las causas que originaron la contaminación del sector y poder poner en funcionamiento el quirófano.

"Todavía está en estudio, estamos esperando la información respecto al producto que puede estar en las vías cloacales del área de quirófano y el mecanismo por el cual llegó el producto a las cañerías y avanzó sobre el ambiente de trabajo", explicó Francisco Villano, director del Hospital Iturraspe.

Desde el nosocomio aseguraron que no se normalizará la situación hasta que estén dadas todas las condiciones de seguridad tanto para pacientes como para el personal.

"La actividad dentro del nosocomio con respecto a las prestaciones, como las cirugías y partos, se están realizando en otro sector del hospital, eso no se dejó de hacer", afirmó el directivo.

Hasta el momento de la entrevista el Iturraspe no se vio obligado a derivar ningún caso al Cullen y todas las actividades del área de maternidad se están realizando en el mismo hospital.