Ante las campañas colectivas impulsadas desde diversos espacios con el objetivo de abandonar la Iglesia católica, el Arzobispado de Santa Fe dio a conocer una circular en la cual explica cómo es el proceso "formal" para renunciar a la fe católica.

Desde la Arquidiócesis de Santa Fe reconocieron que tras el debate por el aborto que hubo en el país creció la cantidad de pedidos personales. Según informaron, desde el 2008 a la actualidad hubo un centenar de solicitudes. Sin embargo, posdiscusión en el Congreso Nacional por el aborto legal, hubo 30 pedidos; 15 de ellos en una semana.

La semana pasada, y para sorpresa de muchos, el Arzobispado de Santa Fe dio a conocer una circular en la que explica cómo se debe realizar el proceso. La decisión de la Iglesia de emitir dicho comunicado está relacionada con la idea de informar debidamente cómo es el trámite y proceso.

El sacerdote Javier González, vicario episcopal para los Asuntos Jurídicos y Administrativos de la Curia, explicó que se intenta dejar "en claro el modo de proceder para los que quieran apostatar". En ese sentido, el sacerdote destacó: "Es un trámite personal, no aceptamos las llamadas apostasías colectivas. Trabajamos con la gente de forma personal porque tenemos que identificarla claramente y asegurarnos de que sean quienes dicen que son". En ese sentido, advierte que los listados recibidos con nombres de personas que pretenden renunciar no son tenidos en cuenta, ya que es necesario "corroborar que es una decisión personal".

"Es necesario completar un formulario, que tenemos en el Arzobispado. La persona que quiere abandonar la fe católica tiene que ir con su DNI, con copia de su acta de bautismo para que corroboremos los datos. Firmar el pedido y entregarlo en el Arzobispado", comentó el vicario en declaraciones a la emisora LT 10 (AM 1020).

Para González, no fue solo el debate por el aborto lo que disparó el crecimiento de pedidos de abandono y recordó la campaña de separación "Iglesia - Estado". En esa línea, destacó: "Hay movimientos sociales, partidos políticos, hasta gremios que están fomentando esto y organizando las apostasías colectivas". Consultado sobre si son más hombres o mujeres los que pretenden dejar la fe católica, precisó: "Hay de los dos, aunque el rango es entre 20 y 30 años. Hay algunos hasta los 40 años, pero es muy raro".

El responsable de los Asuntos Jurídicos y Administrativos de la Curia aclaró que "uno puede abandonar la fe y la iglesia", dejando de ir a misa por ejemplo pero, sin embargo, este proceso consiste en "un abandono formal" mediante el cual una persona firma y expresa su voluntad de abandonar la iglesia ante las autoridades correspondientes.

Sobre las consecuencias que acarrea tal decisión, destacó: "En primer lugar la excomunión ipso facto (expresión latina que significa "inmediatamente", "en el acto"), quedando privados de los sacramentos. No pueden ser padrinos de bautismo, de confirmación y quedarían privados de las exequias".

Consultado sobre cómo cayó el incremento de solicitudes en el seno de la Iglesia y en la cúpula del Arzobispado, el sacerdote comentó: "En primer lugar nos sorprendió. Es una situación triste para nosotros saber que hay fieles que quieren abandonar la Iglesia Católica. El miedo es que sea una moda, que muchos se dejen influenciar por propaganda, moda y el activismo anticatólico. Por otro lado, un sinceramiento de aquellas personas que realmente no quieren vivir la fe católica"

Apostasia Arzobispado Santa Fe by Uno Santa Fe on Scribd