Este jueves, en horas del mediodía, en Salta al 4400 del barrio Santa Rosa de Lima, una mujer con un avanzado embarazo se descompuso en la vía pública. Fue asistida por una pareja de policías que, junto con los enfermeros de una ambulancia, hicieron maniobras de parto y nació un varón. La madre y el bebé fueron llevados de urgencia hasta el hospital más cercano, adonde llegaron en buen estado de salud y quedaron internados en observación.

Todo fue muy rápido. Algunos minutos después del mediodía, los vecinos de Salta al 4400 de esta ciudad observaron cuando una mujer que caminaba por la vereda se detuvo. Luego, se tomó de un tapial bajito e inmediatamente observaron que tenía un avanzado estado de gravidez. Se acercaron para ayudarla y llamaron al 911.

Policías y enfermeros

Así fue como el operador envió a los dos policías que estaban más próximos al lugar, una mujer y un hombre, pertenecientes a la Brigada Ciclista y de Playa de la Agrupación Cuerpos. Ambos llegaron y asistieron a la parturienta, y un minuto después arribó una ambulancia con enfermeros que decidieron que el parto se produzca en el lugar porque no se podía hacer otra cosa. Y así fue como entre enfermeros y policías, nació un varón.

Foto inolvidable

Luego, y ante la atenta mirada del conmovido vecindario por el nacimiento del bebé, los policías ayudaron a los enfermeros a subir en la camilla a la parturienta y a su hijo, y los trasladaron hasta el hospital más próximo. De cerca y en un patrullero, la suboficial Florencia Santana y el oficial Leandro Albornoz, de la Brigada Ciclista y de Playa, llegaron al hospital y se sacaron una foto inolvidable con la mamá y su bebé.

El jefe de la Unidad Regional I La Capital de la Policía felicitó a a los policías, destacando la profunda humanidad como así el responsable profesionalismo para resolver favorablemente la situación.