Santa Fe
Lunes 16 de Julio de 2018

Uber quiere llegar a Rosario, ¿qué puede pasar en Santa Fe?

En la ciudad del sur provincial el Concejo debatirá en los próximos días un proyecto para habilitar y regular el servicio. En la ciudad capital por ahora no, pero los concejales reconocen que es una discusión que se viene. ¿Es transporte público? Los ediles adelantan su opinión a UNO Santa Fe. Para el secretario de Transporte de la provincia es un debate "100% urbano".

Uber en el país es sinónimo de polémica. Pero también una interpelación respecto de cómo se brindan actualmente los servicios de transporte tradicionales en las distintas ciudades. Más allá de la discusión estrictamente normativa, de la intención del Estado de regular y controlar, hay algo innegable, la aplicación pone en crisis el statu quo y crece no solo en el país, sino a nivel global.


En Buenos Aires, pandillas de taxistas caza Uber. Mientras tanto, en Córdoba, Mendoza y Rosario, la llegada es inminente. La empresa comenzó la inscripción de choferes y lanzó encuestas para los futuros usuarios. Todo, también es cierto, por fuera de cualquier legislación. Taxis y remises tienen obligaciones y requisitos para operar, Uber no. Sin embargo, sin que las ciudades lo puedan evitar, Uber llega.


LEER MÁS: En Mendoza: Tras la protesta, Diputados aprobó la ley que le abre la puerta a Uber


Esta semana, en Rosario, la concejala María Eugenia Schmuck presentó un proyecto para, según dijo, avanzar en "una legislación moderna, que pueda integrar a los taxistas al sistema y ofrecer distintas opciones a los usuarios". Luego, reconoció que quiera o no el Concejo, "es una plataforma que va a ingresar sin ningún tipo de regulación y eso no es inteligente". Todo en la misma semana en la que 3.000 rosarinos se anotaron como choferes y más de 70.000 se instalaron la aplicación, de acuerdo a lo que informó el periódico La Capital esta semana.


LEER MÁS: Los ocho requisitos para ser conductor en Uber


¿Qué pasa en Santa Fe?

El debate está cerca. Frente a esa realidad, UNO Santa Fe comenzó la consulta con los actores locales. "Todavía no aterrizó la discusión", comentaron desde el área de prensa del Concejo Municipal. Sin embargo, algo se anticipó en el recinto en años anteriores. En 2016, el cuerpo aprobó una resolución solicitando al Ejecutivo que realice controles e inspecciones para asegurar que el servicio de transporte de pasajeros por automóviles se preste por vehículos y sistemas habilitados por las ordenanzas de taxis y remises.


La norma fue presentada por Leandro González (FPCyS), que en ese momento adelantó la intención de dejar en claro que el sistema que llegue deberá cumplir con las reglas que ya cumplen otros. Consultado por este medio, el edil resaltó que la intención detrás de la legislación aprobada en 2016 es que todos los sistemas de transporte en la ciudad se enmarquen dentro de las ordenanzas correspondientes. En ese sentido recordó que actualmente existen las ordenanzas 11.661 (de taxis) y 9.981 (de remises), que son las que dan el marco regulatorio para el desarrollo de estas actividades. Además de la 11.480 que es la de Transporte Público de Pasajeros.


"Ese es el marco normativo, que requiere de determinados pasos para la habilitación de coches, choferes y demás. Creo que cualquier cuestión que deba discutirse tiene que tener claramente un marco regulatorio", advirtió sin dejar de reconocer que "la llegada de nuevas tecnologías, genera nuevas posibilidades y oportunidades para los actuales sistemas".


"En esto hay que tratar de establecer un equilibrio entre los sistemas existentes y las nuevas posibilidades. Creo que no hay que asustarse, pero sí generar un marco regulatorio que no provoque un impacto negativo en ciudadanos santafesinos, tanto choferes como los empresarios del sector", opinó en una línea similar a la de Schmuck en Rosario.


No obstante, González también marcó distancia con Uber y llamó a cuestionar qué hay detrás de una aplicación que puede llegar a presentarse "como una panacea", pero no lo es, ya que al menos "con los actuales sistemas, los choferes y los empresarios están al alcance y si hay inconvenientes, pueden sentarse a discutir".


Como antesala de un futuro desembarco de Uber en la ciudad, González planteó que "si en Rosario se da la discusión, no sería disparatado pensar que en poco tiempo se empiece a discutir en Santa Fe". Con lo cual, dijo que tanto el Ejecutivo municipal, como cada sector del Concejo tendrá que empezar a indagar mucho más en profundidad cuál será el impacto, tanto negativo como positivo, apuntando a la necesidad de ser cuidadosos con las fuentes laborales que se pueden ganar y también las que se pueden perder.


Por su parte, el concejal oficialista Carlos Pereira (Cambiemos), exsecretario general del municipio, fue tajante en torno al servicio nacido en California. "Uber no es una aplicación de celular, Uber es un auto en la calle manejado por un chofer. Es transporte público", afirmó a UNO.


"Por lo tanto, ese auto y ese chofer tienen que tener un sistema de control que es el establecido por la ciudad. Hay un sistema de selección de autos y de choferes que tiene que estar en poder del Estado y no de una empresa privada. Así siempre funcionó el transporte público en todo el mundo y tiene las máximas reglas de seguridad porque hay pasajeros transportados en el medio del caos de tránsito de las ciudades. El chofer tiene que ser confiable y el vehículo también", continuó.


Además, sostuvo que, como cualquier actividad, tiene que pagar impuestos. "De eso no cabe la menor duda. Uber compite en precio, porque no tributa nada, pero los taxis y remises tributan. Cualquier negocio de la ciudad que no tribute, una despensa por ejemplo, va a vender más barato, por supuesto", enfatizó Pereira.


En ese marco, sostuvo que, aún cumpliendo con las reglas del Estado respecto de vehículos y choferes, no se puede dejar librado al mercado la cantidad de vehículos en la calle y recordó lo sucedido en la década del 90 con el surgimiento del sistema de remises en la ciudad.


"Llegamos a tener 3.000 vehículos en la calle. La conclusión: un caos, no sirvió de nada, fue todo un desastre. Soy de la opinión de que la cantidad de vehículos también debe ser regulada. En nuestra ciudad esto también se hace al nivel de ordenanza, uno se llama taxi y otro remís. Después, sinceramente, a esos vehículos cómo se los pide, si por señales de humo, por aplicaciones, en nuestro sistema no importa, eso no está regulado", manifestó y agregó: "Lo que le interesa al Estado es el estado de un coche y las condiciones del chofer, porque eso es lo esencial para el transporte público".


Pereira valoró que a lo largo de los últimos años el actual sistema de transporte público se fue reordenando en la ciudad con "un altísimo consenso de todas las fuerzas políticas" y lo que se fue regulando se hizo por unanimidad. En ese sentido estimó: "Yo creo que hoy esta lógica no se va a romper porque tenemos un sistema razonable, bien controlado, consensuado, no está cuestionado por ningún actor y me parece que esto es algo valioso y hay que preservarlo".


Suficientes autos

Por último, en relación a la cantidad de taxis y remises, indicó que actualmente hay en Santa Fe aproximadamente unos 1.500 vehículos en la calle. "Nos parece que no tiene que haber más", remarcó Pereira. El concejal estimó que esa cantidad de autos es "suficiente", y llamó a no dejar librado al mercado la incorporación de más coches.


"Si 1.500 vehículos abastecen bien el servicio, no tiene que haber 3.000 o 4.000 vehículos porque eso congestiona y colisiona el tránsito y eso también tiene que ser parte de los criterios y la regulación en la mirada del Estado", finalizó.


Competencia desleal e ilegal

En contacto con UNO Santa Fe, la concejala Marcela Aeberhard, también cautelosa respecto de la aplicación, recordó que cuando comenzó la discusión Uber en el país, desde el Concejo impulsó una manifestación junto al concejal Carlos Suárez, advirtiendo que el servicio representa una competencia desleal para taxis y remises locales. En ese mismo orden, se refirió al marco normativo que regula dichas actividades en la ciudad.


"La verdad es que entendíamos que la metodología y la forma podía ser vistosa o novedosa, pero hoy nuestros sistemas de taxis tienen aplicaciones y sistemas de seguimiento y si esto era únicamente para evitar determinadas situaciones impositivas o desregulación, no lo veíamos favorable. Porque lo que está regulado, las licencias y la forma en la que se está trabajando es con absoluto respeto a las leyes laborales y obviamente es un servicio público. Entonces, esto viene a ser como un sistema paralelo que no está regulado y por lo tanto, desde mi punto de vista sería ilegal", estimó.


Aeberhard marcó coincidencia en cuanto a considerar a Uber como un servicio público de transporte, y que, por ende, deba cumplir con las normas establecidas para taxis y remises, Sin embargo, se diferenció de Pereira en cuanto a la cantidad de vehículos. "Entiendo la situación de tener que discutir más remises, o más taxis. A lo mejor se puede plantear mejor prestación de servicio en algunas zonas. Se puede debatir, podemos tener mejor el tema de la licencia, pero la regulación vigente es esta y no creo que intentando que ingrese Uber sin ningún tipo de reglamentación sea justo, muy por el contrario", puntualizó.


Taxis: Silencio, por ahora

En marzo de 2016, cuando Uber llegó a Buenos Aires, desde la Asociación de Taximetristas Unidos plantearon preocupación y oposición al nuevo servicio. Francisco Aiello, rechazó de plano el ingreso de Uber: "Estamos en contra porque es una empresa que no invierte absolutamente en nada, sino que se dedica a reclutar autos y choferes. Esta multinacional lo que está haciendo es tratar de desregularizar el transporte público de pasajeros. No es solo con el taxi, está afectando ya a los colectivos con el arribo de combis".


LEER MÁS: Los taxistas de la ciudad de Santa Fe están preocupados por la llegada de Uber a Argentina


Consultado nuevamente por UNO, esta vez, prefirió no hacer declaraciones considerando que cualquier comentario que haga representa publicidad para la empresa extranjera.


Una discusión 100% urbana

El jueves, el secretario de Transporte de la provincia, Pablo Jukic, fue entrevistado por UNO en la Radio sobre el inminente arribo de Uber a la provincia. Desde el programa radial se le preguntó:


—En Mendoza hay un proyecto en la Legislatura respecto a Uber, ¿en Santa Fe es competencia de las ciudades legislar sobre la llegada de este servicio?

—Sí, correcto. Hoy, Uber, es un servicio, podemos decir, tipo remís. Hoy, son las municipalidades las que legislan respecto a este servicio. La ley de transporte que tenemos en la provincia data del año 1935, con lo cual, no estaba previsto Uber y ni siquiera remises. Entonces, hoy hay en realidad como un vacío legal en la cobertura de los remises interurbanos, pero no tenemos las herramientas legales para intervenir. Con lo cual, toda esta discusión de remises, Uber, taxis, es una discusión 100% urbana de cada una de las localidades.


—¿O sea que no tendría que intervenir la Legislatura en el caso de Santa Fe?

—En este momento no. Hay una ley que fue enviada por el Poder Ejecutivo el año pasado. La está tratando hoy la Comisión de Transporte de la Cámara de Diputados. Si actualizamos la ley de Transporte, puede ser que en el futuro la provincia tenga algo que analizar, pero siempre al traslado interurbano, no dentro de lo que pase en cada una de las ciudades. O sea, si la provincia va a decir algo de cómo debiera ser el traslado, o autorizar determinado tipo de traslado entre Santa Fe y Laguna Paiva o entre Santa Fe y Rafaela, pero no para autorizar dentro de la propia ciudad.