El Club Recreativo Juventud Unida anunció el pasado miércoles que durante toda la jornada se iban a suspender las actividades en las instalaciones del campo de deportes Amadeo Maresca por "cuestiones de seguridad". El motivo: las fumigaciones en campos linderos al predio.

Se trata de la institución deportiva de Barrancas. La localidad, ubicada a sobre la ruta nacional 11, tiene 5.387 habitantes y pertenece al departamento San Jerónimo. Se encuentra distante de la capital provincial a 76 km y a 85 km de Rosario.

La decisión se dio a conocer a través de Facebook. El mensaje estaba dirigido fundamentalmente a los padres de los chicos que concurren al club. "No manden a sus hijos porque se trabaja con materiales PELIGROSOS y TÓXICOS", cerraba el comunicado la Comisión Directiva del Club Recreativo Juventud Unida.

La publicación en la red social advirtiendo sobre la situación disparó la polémica, iniciada fundamentalmente por quienes pedían realizar "la denuncia donde corresponda". Desde el club señalaron que "se están tomando medidas inmediatas para cuidar la salud de todos". Respecto a la medida de suspender las actividades, agregaron: "Lo que se quiso hacer en primera instancia, a través de este comunicado y de los distintos medios locales, fue informar a socios y pueblo en general para luego continuar con las medidas legales y administrativas. Buen miércoles para todos".

Las críticas en Facebook hacia el club continuaron y estaban dirigidas a las denuncias que el club no estaría realizando. Ante los planteos realizados, el club insistió en aclarar: "Mientras se están haciendo todas las averiguaciones pertinentes, la idea del comunicado fue PREVENIR. Lo cual como INSTITUCIÓN es una responsabilidad. Porque, los tiempos en este tipo de cuestiones son lentos. Hasta tanto, hicimos lo correcto.

Desde la Comuna informaron que una ordenanza regula la fumigación en el pueblo y zona. La misma indica que se permite pulverizar a partir de los 50 metros. Además, aclararon que ese día no había actividades en el predio del club y que se realizó bajo todas las normas de seguridad, con las inspecciones de profesionales necesarias y bajo las normas que regulan la actividad.

La situación generada en este caso en Barrancas se suma a otros episodios recientes que se dieron en pueblos y localidades cercanas. Días atrás, los vecinos del pueblo Andino protagonizaron una nueva protesta en la que solicitaron el cambio en la ordenanza. El debate en la Legislatura santafesina para modificar la ley de fitosanitario lleva una década y aun sigue sin encontrar los consensos necesario para lograr una modificación. La ley fue sancionada en 1995 y habla de una fumigación a partir de los 500 metros