Un nene de dos años está internado en grave estado en el Hospital Provincial de Rosario luego de haber sido picado por un alacrán en su casa de la localidad de Maciel.

Según informó la jefa del área de Toxicología del efector, Silvia Martínez, el chico ingresó el viernes pasado pero su estado sigue revistiendo gravedad. En declaraciones a la prensa que la profesional comentó que "los médicos están haciendo todo lo posible, pero el cuando continúa siendo grave".

El hecho ocurrió mientras el niño, de nombre Victorio, dormía y la zona afectada es el codo. Los padres trasladaron de inmediato al chico hasta el Samco de Maciel, pero debido a la gravedad del caso fue derivado de inmediato al Hospital Provincial.

La titular de Toxicología del Provincial comentó que la picadura de los alacranes en general son peligrosas, en el caso de afectar a una persona adulta el tratamiento resulta más rápido y sencillo, no así en niños.

Cuadro general

El alacranismo o escorpionismo es un cuadro clínico, potencialmente grave y letal, que se produce por la picadura e inoculación de veneno de diferentes especies de alacranes del género Tityus. La picadura de la especie del Tityus trivittatus (la especie más venenosa de las presentes en el país, que se diferencia de las demás por ser de color marrón claro) puede ser, según el Ministerio de Salud de la Nación peligrosa sobre todo en ancianos o niños y en personas con problemas de salud (por ejemplo, hipertensos, cardiópatas o diabéticos).

El cuadro que producen estas picaduras son intoxicaciones agudas, provocadas por el veneno del animal: una neurotoxina que actúa sobre terminales nerviosas periféricas del sistema nervioso simpático y parasimpático.

Síntomas después de una picadura

En primer lugar se produce un gran dolor en la zona de picadura. Sin embargo, la gravedad va a depender de si el veneno se distribuye o no por el cuerpo. En ese caso, se trata de un cuadro sistémico, donde se compromete el sistema nervioso y el aparato cardiovascular, generando arritmias cardíacas, lo que puede producir paros cardíacos, poniendo en riesgo la vida. Cuando es local, el cuadro no es tan grave. La gravedad del cuadro dependerá de factores como el lugar de la picadura (porque no es lo mismo una picadura en el pie, por ejemplo, que en el cuello).

Los síntomas locales:

- Dolor y sensación de quemadura

- Enrojecimiento

- Sensación de adormecimiento o anestesia alrededor de la picadura

- Contracciones musculares fibrilares

- Salivación

- Vómitos

- Diarrea

- Excitación y temblor generalizado acompañado de llanto o gemidos constantes (más común en niños)

Síntomas sistémicos

- Piel pálida y sudor

- Fiebre y luego hipotermia

- Cefalea, vértigo, agitación y delirio

- Salivación

- Lagrimeo

- Vómitos

- Diarrea

- Visión borrosa y movimientos oculares rápidos

- Taquicardia

Cómo actuar ante una picadura

Como primera medida se recomienda aplicar hielo y consultar al médico rápidamente. También es conveniente capturar al animal porque viéndolo al animal se puede hacer el diagnóstico que confirme si es un alacrán tóxico.

Como en casos graves desde la picadura a la muerte hay un período de horas, se debe actuar rápido. Según las recomendaciones del Ministerio de Salud ante casos de envenenamiento, la atención médica debe realizarse con mayor urgencia en casos de gravedad (como son en niños y ancianos) que en un adulto sin afecciones para que se aplique el antídoto correspondiente, que se suministra de forma gratuita en hospitales y centros de salud de todo el país.

Prevención

Es fundamental en primer lugar mantener el ámbito peridomiciliario cuidadosamente aseado. La higiene y la limpieza del hogar son fundamentales. El principal motivo es que en lugares con mayor cantidad de basura o de acumulación de escombros, leña y hojarasca crecen cucarachas y arañas que sirven de alimento para los alacranes, ya que viven de ellos. Al limpiar estos lugares es importante proteger las manos y los pies.

Debido a que se refugian en diferentes ambientes, los alacranes pueden encontrarse tanto en áreas rurales como urbanas, pero en zonas con aves de corral (patos, gansos y gallinas) no abundan porque son sus predadores.

En caso de sospechar la presencia de alacranes en la casa es importante controlar las entradas y salidas de cañerías, utilizar mosquiteros en las aberturas, reparar grietas y fracturas en las paredes. Se recomienda evitar andar descalzo y observar y sacudir bien la ropa de vestir y de cama antes de vestirse o recostarse en una cama.