Harto de que le robaran el ganado, un productor de la zona de Alcorta fue a hacer la denuncia a la comisaría del pueblo y se encontró con que estaba cerrada. La situación aumentó su indignación y descargó su ira en las redes sociales. El posteo en el que narraba su desgracia y le pedía explicaciones al ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, se viralizó, pero la situación no se resolvió.

El productor ganadero José Luis Fina arribó a su campo el 8 de julio pasado y se encontró con que uno de los alambrados estaban caídos. Como ya le había pasado en otras ocasiones, de inmediato se dio cuenta que había sido víctima del robo de hacienda y decidió grabar con el celular desde su camioneta su improvisado rodeo de los animales y lo subió a Twitter.

El episodio y la denuncia a través de las redes se viralizó en las últimas horas, a partir de un nuevo tuit en donde volvió a etiquetar a Pullaro, y fue recién después de que esto ocurriera que fue contactado por personal de la Guardia Rural Los Pumas quienes, adujeron, se enteraron a partir de la trascendencia pública del caso y no por los canales institucionales correspondientes.

Junto con el video que subió a Twitter, Fina escribió: "Otra vez tipos que entran y arman este lío...A contar porque seguro algo falta". Estaba en lo cierto y lo confirmó en su siguiente publicación, en la que reveló: "Falta un ternero. Por qué no se van a laburar en serio en vez de calentar sillas y cobrar sueldos...? Siempre lo mismo y la policía y fiscalía ni se mueven...!".

No contento con hacer su denuncia pública, etiquetó en el tuit a Pullaro y a la ministra de la Producción provincial, Alicia Ciciliani, y como para que no queden dudas de a qué se refería le agregó el hashtag #Abigeato. Una vez hecha la catarsis en las redes sociales se encaminó al pueblo, ubicado 95 kilómetros al sur de Rosario, para radicar la denuncia en la policía.

Ahí estalló de nuevo. Al llegar a la seccional de policía se encontró con que la puerta estaba cerrada con llave y, para peor, nadie atendió a su llamado.

No dudó y volvió a descargar su furia en Twitter, donde contó que no solo golpeó la puerta, tocó el timbre sino que llamó por teléfono y nadie le respondió. Se fue, seguro de que volvería.

"Se escuchaba la radio desde la vereda (la guardia está pegada) que reclamaban contestación, el teléfono... nada. Si había alguien estuvo 30 minutos en el limbo. Volveré después. Hay que armarse y defenderse uno mismo pues el Estado Pcial (Santa Fe) no cumple esa función", fue su escueto relato en Twitter, suficiente para que sus seguidores lo convirtieran en tendencia.

Al día siguiente hizo un nuevo intento, pero no fue fácil y lo reflejó en Twitter: "Llamé a la Comisaría. Me dijo la guardia q vaya recién después del medio día a hacer la denuncia. El jefe no está y tampoco saben exactamente cuando viene. No le puedo conocer la cara. Voy a contar la hacienda...". Más tarde volvió a la comisaría, que ya sí estaba abierta, solo que el titular de la repartición no estaba y nadie supo decirle cuándo podría encontrarlo. Volvió a Twitter y escribió: "Les voy a hacer propaganda hasta que alguien me preste atención. Hola @maxipullaro Hola @AliciaCiciliani Me están robando y matando animales..!".

Los tuits denunciando el caso se viralizaron y desde el jueves el caso tomó estado público.

Un problema de hace tiempo

En diálogo con LaCapital desde el campo, mientras a través del teléfono se filtraba el sonido del viento y el mugido de las vacas, Fina ayer reseñó que esta situación no es nueva: "Desde el año pasado me faltaron 8 animales. A un vecino también, pero el desistió de hacer denuncias porque parece que no tiene sentido. Este año llevamos cinco animales que desaparecieron, además de que encontré una ternera muerta a balazos, dos terneros que los encontramos baleados, y una vaquillona a punto de parir también".

Añadió que "según me dicen otros en la zona, lo que es la ruta 90 desde Villa Constitución hasta Alcorta está bastante golpeada" por el abigeato. Para dar una medida de la gravedad de lo que ocurre, Fina denunció: "Me han encañonado en el campo, me han amenazado de muerte, yo no soy un caso aislado ni esto fue aislado, es el sistema que no sirve en la práctica".

Gracias a las redes

Sobre el episodio de hace dos semanas, y que lo impulsó a denunciar la situación, señaló que "llamé al 911 porque dejan grabadas las llamadas, me atendieron y llamaban a la comisaría de Alcorta pero no atendía nadie, cuando fui a la comisaría personalmente se escuchaba la radio pero no salió nadie. Eso fue el 8 de julio. Al otro día me atendieron y me dijeron que el jefe pide todos los meses más efectivos, que eran tres por turno y por eso hay poca gente, que hacen guardias de 72 horas".

Más allá de la falta de atención debida en la dependencia policial, el productor señaló que "esto se ha ido degradando a lo largo del tiempo, no es tema del jefe de ahora sino que se ha ido empeorando. Desde que empezaron los robos nadie me llamó, ni vino, ni investigó absolutamente nada".

En ese sentido, que la situación haya tomado estado público a través de las redes sociales, incluido el hecho de etiquetar en su posteo a la máxima autoridad en materia de seguridad de la provincia como el ministro Pullaro, fue lo que movilizó a los efectivos. En ese sentido, recién anteayer fue a la casa Fina personal de Los Pumas. "Les comente lo que pasó y me decían que a ellos no les habían notificado. Me dijeron que era a raíz de las quejas en las redes sociales que tomaron conocimiento del caso", señaló el productor, quien resumió: "Creo que fue la bronca lo que me sacó del letargo, si no, no pasa nada".