Génesis, una beba rosarina de un año necesita urgente un trasplante de corazón para poder seguir viviendo. Padece una miocardiopatía dilatada que le surgió debido a un virus que se le alojó en el corazón y también le produjo problemas en el funcionamiento de sus pulmones. Los familiares de la niña dicen que esperan "un milagro".

Se concentraron este mediodía en la zona de bulevar Oroño y Batlle y Ordóñez con el objetivo de generar conciencia sobre la necesidad de donar órganos para generar esperanza de vida en otros.

Génesis está internada en terapia intensiva del Hospital Garrahan de Buenos Aires. "Está al límite, su situación es de suma gravedad porque el corazón se dilata y corre riesgo de entrar en paro todo el tiempo", contó María Teresa, una de sus tías.

Los padres de Génesis están con ella en el Hospital Garrahan de Buenos Aires. Su progenitor tuvo que dejar su trabajo para instalarse allí y su madre está embarazada y tiene fecha de parto para agosto.

"A veces las tragedias pasan y hay que ser conscientes de donar órganos", insistieron los allegados de la beba rosarina que lucha por su vida.

La Capital.