Un extraño e insólito robo se perpetró en la casa de una familia de Presidente Roca y Cochabamba, en la ciudad de Rosario, cuando una enfermera de un servicio de asistencia médica privada sustrajo de "arriba de una mesita de luz" la billetera a un familiar del paciente al que habían ido a atender junto con un médico. El robo fue desbaratado cuando obligaron a la enfermera, de 52 años e identificada como Silvia C., a que abriera su maletín y entonces hallaron la billetera con 390 pesos."Es increíble que vos llames a un médico y la enfermera te robe la billetera", comentó ayer indignada la víctima del robo, Aldana R., de 21 años, mientras no salía de su asombro. En tanto, la enfermera quedó demorada en la seccional 2ª y luego recuperó la libertad.

Atención

Pasadas las 21 del domingo Luciano M. estaba en la casa de la familia de su novia, Aldana, cuando comenzó a sentirse mal, con dolor de estómago y fiebre. La familia llamó a una empresa privada emergencias médicas y así llegaron hasta la casa de Presidente Roca al 1800 un médico y una enfermera. El profesional auscultó al joven de 23 años y le dijo a la enfermera que le aplicara un inyectable. "Me dijeron que la inyección costaba 50 pesos. Eso me llamó la atención, pero no dije nada. Luciano no tenía cambio y mi mamá tampoco. Entonces nos dijeron que no importaba si no les pagábamos, que en todo caso le alcanzábamos la plata en otro momento. Luciano estaba en mi cuarto y en el placar tengo un cajón en el que guardo la billetera, en la que tenía 390 pesos, tres billetes de 100 y el resto en cambio. Mi novio no tenía cambio y ellos tampoco, así que les iba a pagar con ese dinero", recordó Aldana.

La joven dejó la billetera con los 390 pesos en una mesita de luz y debajo de una consola de Play Station. Cuando finalizó la consulta, y luego de inyectar a Luciano, la enfermera le dijo a Aldana si podía deshacerse de la aguja y tirarla. "Fui al baño y la tiré y volví a la habitación", contó la denunciante. Pero al ingresar al dormitorio notó que la billetera "no estaba debajo de la Play" y comenzó a buscarla, debajo de la cama y sobre otro mueble aunque "estaba segura de dónde la había dejado".

En ese momento la enfermera le insistió al médico con retirarse de la casa y le dijo a la joven que no importaba que le pagaran. El médico, de unos 50 años, increpó a su acompañante: "¿Tan rápido te querés ir?", recordó Aldana.

La joven seguía buscando la billetera y salió, al igual que su madre, de la habitación donde estaba Luciano. "Le dije a mi mamá que me habían robado la billetera, pero no me creyó. ¿Cómo poner en duda la actuación de un médico y una enfermera? Pero yo estaba segura, porque sabía donde la dejé", contó.

"No me creyó"

La joven y su madre discutían mientras los profesionales tomaban sus cosas y se disponían a salir de la casa. "Fui al dormitorio y le dije a Luciano lo que pasaba. Primero no me creyó pero como insistí se levantó y fue para el comedor. Luciano le explicó lo de la billetera y la obligó a abrir el maletín que llevaba la enfermera. Y ahí estaba la billetera y la plata" dijo Aldana. "Le dijimos que era una vergüenza, que cómo podía ser que la enfermera nos robara. La mujer nos dijo que capaz que la billetera se había caído adentro de su bolso, pero es imposible, la mesita de luz no estaba cerca del maletín en donde apareció. Después se calló y miraba para abajo. Fueron diez minutos terribles hasta que llegó la policía".

Menos diplomático, Luciano llamó al 911. Diez minutos después llegó a la casa personal de la comisaría 5ª y entrevistó al médico y a la enfermera. "Ella negó haber robado, decía que era un malentendido. Pero el médico dijo que podía salir de testigo sobre en que lugar apareció la billetera", recordó la víctima.

Minutos después Luciano llamó a la empresa de emergencias "enfurecido y les dijo lo que había pasado. Ellos contestaron que podíamos reclamar el lunes —por ayer— y Luciano fue con un abogado. No sé cómo terminará esto", contó Aldana.

Asombro

Finalmente el médico, la enfermera y los denunciantes fueron a declarar a la comisaría 2ª. Ayer Aldana no podía salir de su asombro y su indignación. "Sigo sin creerlo. Si esta mujer se iba de casa sin abrir el maletín me robaba la plata y si mi novio no se ponía firme se iban nomás. ¿Cómo puede ser que te robe alguien que viene a atenderte? Esto no lo vamos a dejar pasar" aseguró.

El fiscal de Flagrancia Rodrigo Urruticoechea tomó el caso y Silvia C. recuperó la libertad horas más tarde luego de que se le abriera una causa por tentativa de hurto.

La Capital.