En el invierno del año pasado, un grupo de vecinos del Pasaje 13 entre 4 de Enero y 1 de Mayo de barrio Constituyentes comenzó a organizarse para cuidar y alimentar a Morgan, un anciano perro callejero que deambulaba por la zona y se ganó el cariño de todos. Del diálogo espontáneo, pasaron al Whatsapp y hasta llegaron a armar un perfil en Facebook. A partir de la red social nació la movida para que el animal encontrara un hogar definitivo y una familia que lo protegiera.

Finalmente esa buena noticia llegó y desde hace dos días vive definitivamente con una familia: Carlos, María y sus hijos. Además tiene un hermano perruno, Eddie, que con mucho cariño lo recibió y se volvieron inseparables. No se fue lejos del barrio, sino a unas pocas cuadras de donde él frecuentaba por lo que a diario ve a ese grupo de "dueños", que durante varios meses lo cuidaron.

"Está feliz, no se separa de ellos", dijo contenta a UNO Santa Fe, Diana una de las vecinas que impulsó esta movida y que cuidó a Morgan. "Hace tiempo que buscábamos una familia para él, el hecho de que se sienta tan cómodo en las casas donde dormía -porque todas las noches se organizaban para que estuviera en una distinta, pero no en la calle- nos mostraba que él quería estar acompañado, buscaba siempre estar con gente", agregó más adelante.

LEER MÁS: Inédito: vecinos se organizaron por WhatsApp para cuidar a un perro sin dientes de barrio Constituyentes

Durante mucho tiempo y a partir de la creación del perfil de Facebook, publicaron la historia de Morgan con la idea de que alguien se hiciera cargo de él. "Contábamos cosas de él, tratando de atraer para que lo adoptaran. Sus seguidores fueron cada vez más hasta llegar a los casi 560 actualmente", agregó Diana.

Pero su familia no llegaba, "hasta que pensamos en que capaz había gente que no usaba las redes sociales, entonces hicimos carteles y pegamos en distintas partes de la cuidad y así logramos encontrarla", agregó esta vecina que con orgullo y muy contenta con esta historia.

La nueva familia de Morgan es del barrio. "Ellos veían que estaba cuidado, que era muy bueno, pero no sabían que estaba en adopción. Hasta que Carlos vio el cartel, luego lo buscó y encontró en Facebook y decidieron llevárselo a vivir a su casa", contó Diana.

La familia vive muy cerca del Pasaje 13, donde él tenía su cucha. "Ya pasó por un período de adaptación, y se lleva re bien con Eddie, su hermano perruno, y con las dos gatas de la familia. La gente del barrio lo cruza porque salen a pasear todos los días, y él va re contento, no se les separa ni un minuto y se olvidó hasta que tenía una cucha en el Pasaje", destacó esta vecina.

Estos vecinos que se agruparon en whatsapp para ayudarlo no solo lo ven a diario sino que además están en contacto con la familia adoptiva, quien les envía fotos y les cuentan las travesuras que hace y cómo se porta. "Él está feliz y nosotros también", dijo Diana.

Antes de finalizar y a modo de reflexión a partir de este final feliz de la historia de Morgan, Diana aseveró: "Ojalá otros grupos se armen y organicen como nosotros para cambiarle la vida a un perro callejero. Esta historia finalizó muy bien y es lo que deseamos desde un primer momento". UNO Santa Fe destaca este gesto y también desea que se imiten para no tener más animales en la calle.