En el marco del proceso de Reforma Constitucional, autoridades de la secretaría de Derechos Humanos de la provincia de Santa Fe se pronunciaron sobre la necesidad de buscar una Reforma de la Constitución provincial "de la concordia y no de la discordia". Según explicaron, en pos de ese objetivo, el proyecto de ley presentado por el Poder Ejecutivo seleccionó solo algunos temas prioritarios, de manera de facilitar el consenso necesario.

Al respecto, el subsecretario de Derechos Humanos Zona Centro Norte, Publio Molinas, aclaró que no se pugna por "una Constitución nueva, sino una Reforma Constitucional que se adapte a los nuevos tiempos, derechos y garantías fundamentales de los ciudadanos, incorporando la perspectiva de género, el medio ambiente y la participación ciudadana como ejes fundamentales".

"Debemos pensar una constitución más real y material, no tan utópica, donde los derechos y garantías que reconozca se cumplan en la práctica. Es decir que sería conveniente que la Asamblea Constituyente, al momento de debatir los artículos, realice un estudio sobre la factibilidad de los derechos", agregó.

En ese sentido, recordó que "los derechos humanos son normas, ya que forman parte del orden jurídico, pero no son normas comunes, son centrales y elementales, y se les considera inherentes a la dignidad. Su ejercicio lleva a una realidad verdaderamente humana en diferentes ámbitos, y son necesarios para desarrollar la personalidad. Es por eso que las constituciones incluyen a los derechos asignándoles un valor jurídico superior".

Respecto de las cuestiones a tener en cuenta al pensar la Reforma Constitucional de Santa Fe, Molinas consideró los siguientes puntos: