El encabezado del último informe elaborado por el Observatorio del Centro Comercial de Santa Fe, respecto a las ventas de abril, es más que elocuente respecto a la realidad que atraviesan los mercantiles: "Preocupante situación del sector comercial". En ese marco, el trabajo sostiene que "la performance del comercio local no ha sido buena, acentuándose una caída interanual que ya se había manifestado en los meses precedentes".

Puntualmente, en abril, un 53,7% de los comerciantes informó descensos en sus ventas, un 31,7% dijo haber vendido igual cantidad que en abril de 2017 y solo un 14,6% reconoció incrementos.

En contacto con UNO Santa Fe, el director del Observatorio del Centro Comercial, Carlos Arese, manifestó que el 53,7% corresponde a la sumatoria de los porcentajes de los comerciantes que disminuyeron sus ventas en distintas proporciones y que, dentro de ese número, un 22% de los comercios además manifestó haber vendido 30% menos unidades que en el mismo período del año pasado.

"Es decir, que si el 53% asusta, la mayor preocupación es cómo se llega a ese número", remarcó.

En tanto, entre los argumentos esgrimidos por los mercantiles para explicar la baja, "merecen destacarse las condiciones climáticas (el rubro indumentaria, "no arrancó"), o los ya conocidos inconvenientes puntuales que acarrea la remodelación de la Peatonal para los negocios instalados en ese paseo comercial", resalta el informe.

Sin embargo, el trabajo aclara también que "el denominador común en las opiniones de los encuestados, está centrado en su interpretación de la economía personal de los consumidores, que retrajeron preventivamente sus consumos en virtud de los incrementos de las tarifas y servicios públicos, hecho que -además- perjudica también al comerciante en sus propios costos operativos".

En tanto, Arese destacó que, dentro del panorama no muy alentador, un rubro al que le fue bien es el vinculado a la construcción. "Corralones y materiales de la construcción han tenido un buen abril, distinto del resto del comercio", reflejó.

No obstante, remarcó: "Lo preocupante es que llevamos cuatro meses con bajas interanuales. Enero y febrero fueron malos dentro de lo previsible, pero cuando se pensó que la actividad iba a arrancar en marzo, no pasó y en abril lo mismo".

Primer cuatrimestre en baja

A los números de ventas de abril, hay que sumar que los tres primeros meses del año tampoco habían sido buenos, con lo cual, el cierre del primer cuatrimestre de 2018 es a la baja para el comercio local.

En enero, un 35,1% declaró niveles de ventas similares al mismo mes de 2017, un 21,6% reconoció haber vendido más, pero un 43,3% respondió que había vendido menos, con diferentes porcentajes de caídas.

Febrero fue, después de abril, el mes con mayor caída de ventas. El 51,3% de los comerciantes adujo disminuciones, un 21,9% declaró haber vendido en niveles similares, y solamente un 26,8% reconoció mejoras en sus niveles de ventas.

En tanto, marzo, mes en el que se esperaba el comienzo de la recuperación, siguió a la baja. Un 36,4% informó ventas similares, un 42,5% reconoció disminuciones, y solo un 21,2% declaró ventas superiores a nivel interanual. Todo medido siempre en cantidad física de unidades vendidas.

Medios de pago

Según explicó el responsable del Observatorio comercial, en promedio en los últimos años las ventas se daban con tarjeta de crédito en alrededor del 80% de las operaciones y en efectivo o débito en 20%.

Al respecto, resaltó que en abril hubo un descenso del uso de tarjetas de créditos en un contexto de ventas deprimido y también menores volúmenes de venta que seis meses atrás. "En esta oportunidad relevamos un promedio de 61,9% con tarjetas de crédito y un 38,1% con efectivo y débito", informó y deslizó como una de las posibles causas de dicho cambio, el poco margen de los consumidores para endeudarse en cuotas debido a los incrementos en los costos en los servicios de los últimos meses.

Expectativa inflacionaria

La mayor respuesta obtenida ante la consulta respecto de la expectativa de inflación para este año fue "No Sabe/No Contesta" (33%), "lo cual es interpretado como una incertidumbre más que un desconocimiento sobre el tema, no pudiendo arriesgar así un porcentaje probable de incremento de precios", explica el informe.

Por otro lado, el trabajo destaca que en las respuestas de los mercantiles, no hay expectativa de inflación menor a un 20% anual, lo que quedó a partir de este mes como el piso que creen los comerciantes que va a tener la evolución de precios. Lo cual fue calificado por Arese como "preocupante".

Perspectivas sobre evolución de las ventas

Con optimismo mesurado a pesar de la coyuntura, consultados sobre las expectativas de sus niveles de ventas para los próximos meses, el 56,4% de los comerciantes apostó a una mejoría, mientras un 20,5% dijo que las ventas seguirán igual y un 23,1% piensa que disminuirán aún más.