En la mañana del martes cuatro vendedores ambulantes que tenían instalados sus puestos en la Plaza del Soldado, en pleno microcentro santafesino, fueron obligados a retirarse del lugar por parte de personal policial.

La medida generó molestias entre los mencionados trabajadores, quienes procedieron a cortar el tránsito vehicular en Mendoza y San Jerónimo en reclamo por lo sucedido.

"Yo todo lo que tengo lo obtengo trabajando, no les pido nada a ellos", relató con desconsuelo una de las vendedoras que pudo ser capturada por las cámaras de UNO.

Ante la consulta de UNO Santa Fe, desde el municipio se informó que la medida responde a una relocalización que "ya está acordada desde hace años".

En consecuencia detallaron que "hay un local en Pasaje Bustamante, a pasos de la Plaza del Soldado, que la Municipalidad dispuso con un acuerdo firmado por ambas partes para que estos vendedores desarrollen su trabajo".

Jorge, uno de los vendedores ambulantes, reconoció que "el local existe y se trata de un acuerdo de hace unos seis años, pero no tiene ni baño ni servicios y no pasa nadie por ahí".

"En ese momento incluso nos dieron una ayuda económica, un cheque para que pudiéramos comprar mercadería. La compramos, pero nos terminamos fundiendo, porque no había nadie a quien venderle en ese pasaje", explicó el trabajador.