Se jugaban 41' del primer tiempo entre Argentina e Islandia y hubo una jugada que perjudicó a la Selección que dirige Sampaoli.

Eduardo Salvio desbordó por la derecha y, tras un remate, la pelota pegó de manera clarísima en la mano del defensor islandés Sigurdsson, dentro del área.

Rápidamente, todos los argentinos pidieron el VAR, pero el árbitro polaco no quiso contar con el servicio de la tecnología y Argentina se privó de pasar al frente nuevamente con un disparo desde el punto penal.

Mirá la mano y penalazo que no le cobraron a Argentina: