El gobernador Antonio Bonfatti homenajeará a representantes de la Asociación Madres de Plaza de Mayo de la provincia con motivo de haberse cumplido el 30 de abril los 35 años de la fundación de esta emblemática agrupación de derechos humanos que en plena dictadura cívico militar hizo pública la desaparición forzada de personas, iniciando una larga lucha por Verdad y Justicia.

Bonfatti, junto al ministro de Justicia y Derechos Humanos, Juan Lewis, entregará a las Madres sendas menciones de honor en dos actos, previstos para hoy a las 9 en la ciudad de Santa Fe, y para mañana a las 17 en Rosario. Ambas reuniones se desarrollarán en el despacho del gobernador.

LAS HOMENAJEADAS

En la ciudad de Santa Fe serán homenajeadas las integrantes de la asociación Madres de Plaza de Mayo Eusebia Ramona Escobedo de Maldonado, Alejandra Fernández de Ravelo, Otilia Acuña de Elías, Elsa Ramos, Irma Victorina, Josefina Bruzzone, Hilda Beatriz Roberto, Hurí Nigro de Tornay, Celina Zeigner de Kofman y Olga Barrera.

En tanto, en Rosario, las integrantes de la asociación Madres de la Plaza 25 de Mayo Norma Birri de Vermeulen, María Adela Panelo de Forestello, Elsa Pozzi de Massa, Elvira de Finsterwald, Noemí Johnston de De Vicenzo y Matilde Espinosa de Tonioli.

También participarán del reconocimiento el secretario de Derechos Humanos, Horacio Coutaz, y la subsecretaria, Nadia Schujman, entre otras autoridades.

UN LARGO CAMINO

“Las Madres han recorrido un largo camino que se inició el 30 de abril de 1977 en plena dictadura militar cuando, a instancias de Azucena Villaflor de De Vincenti, 14 mujeres hicieron pública en Buenos Aires la desaparición forzada de sus hijos a través del accionar genocida del terrorismo de Estado”, recordaron desde el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

Con el tiempo, el dolor por la desaparición y búsqueda de sus hijos secuestrados se transformó en lucha y resistencia activa. Comenzaron a girar alrededor de la Pirámide de la plaza de Mayo y este accionar continuó todos los jueves de 15:30 a 16, gestándose así la histórica ronda de las Madres. Este espacio en el que actualmente se encuentran pintados los pañuelos blancos fue declarado “sitio histórico” por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La unión de las Madres trascendió lo individual, adquiriendo valor como movimiento de conjunto que supo enfrentar al terrorismo de Estado.

EN LA PROVINCIA

En Rosario, un grupo de Madres y familiares de detenidos-desaparecidos empezaron a reunirse y a trabajar como Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas junto a otros organismos de derechos humanos. Algunas madres rosarinas habían entablado ya contacto con Madres de Plaza de Mayo de Buenos Aires, a donde viajaban periódicamente para sumarse a las primeras rondas y manifestaciones.

A mediados de 1984, se formó la delegación de Madres de Plaza de Mayo de Rosario y, siguiendo el ejemplo de las Madres de Buenos Aires, decidieron hacer más público y visible su reclamo, llevándolo a una de las principales plazas de la ciudad: la Plaza 25 de Mayo, ubicada frente al municipio y a la Catedral.

En la década del 90, la agrupación tomó entidad propia y comenzaron a denominarse Madres de Plaza 25 de Mayo de Rosario. Todavía hoy continúan rondando todos los jueves en esa histórica plaza, en busca de Memoria, Verdad y Justicia.

En la ciudad de Santa Fe un grupo de mujeres también comenzó a reunirse durante la dictadura para buscar a sus hijos detenidos desaparecidos. El punto de encuentro de las Madres para su ronda de los jueves fue durante muchos años la plaza del Soldado, ubicada en Mendoza y San Jerónimo.