El Laboratorio Industrial Farmacéutico de la provincia de Santa Fe avanza en la producción de misoprostol, la droga que se utiliza para inducir el aborto. De hecho, ya produjo una cantidad importante de comprimidos pero que aún no pueden ser distribuidos.

El medicamento se encuentra en "estudio de estabilidad", algo que destacan los profesionales del laboratorio. "Es un avance gigantesco", dijo en declaraciones a UNO en la Radio, Guillermo Cleti, uno de los directores del LIF. "Están en el camino de estudio de estabilidad, algo que no es menor. Cursará los meses necesarios, porque la búsqueda del LIF en todos los medicamentos es la de elaborar un medicamento que sea seguro, eficaz y que garantice su uso", agregó.

LEER MÁS: Aborto no punible: cómo se actúa en Santa Fe ante una solicitud de interrupción de embarazo

"El estudio de estabilidad está cursando con resultados aceptables, dentro de lo que se espera. Necesitamos más meses porque es lo que corresponde", comentó a Radio Sol FM 91.5. Los comprimidos se encuentran en ese estado desde hace siete meses y todavía es reciente para poner fecha a su distribución.

Igualmente, y a modo de ejemplo, Cleti recordó: "La medicación contra la tuberculosis pasó por el estudio de estabilidad y por una necesidad de urgencia estuvimos entregando cuando el medicamento tenía 12 meses de estabilidad".

Cabe aclarar que la decisión de avanzar en la fabricación de este medicamento es anterior al debate sobre la ley que pretende legalizar la práctica abortiva y que se está debatiendo en el Senado, luego de recibir media sanción en Diputados

"Fue en el año 2013 y por pedido del área de salud sexual y reproductiva", contó Cleti. "Se nos solicitó que investigáramos la posibilidad de desarrollar un medicamento a base de misoprostol. Es un proyecto que viene de largo aliento. Estamos hablando de cinco años atrás; esto no surge en los últimos meses", aclaró.

Uno de los responsables del laboratorio de la provincia recordó que fue difícil avanzar en el desarrollo del medicamento. "Fueron años en donde no logramos concretar aspectos fundamentales para el desarrollo, no conseguíamos la información", reconoció.

En ese sentido, contó que a partir de las sociedades con determinadas ONG, reconocidas a nivel internacional, se fueron dando los primeros pasos. "Son organizaciones que trabajan el tema de interrupción del embarazo a nivel internacional. Muchas de ellas son asesoras de la Organización Mundial de la Salud. Fue información sustanciosa y muy valiosa para que nosotros podamos tener un desarrollo", destacó.

El director del LIF subrayó el "firme apoyo político" por parte del gobernador Miguel Lifschitz para avanzar en la materia. "Él mismo ha expresado que era una política de Estado para Santa Fe. Esto no se pudo haber hecho si no hay un apoyo político firme en estos temas".

Sobre el misoprostol

El misoprostol es un medicamento legal que se vende en cualquier farmacia. Viene en pastillas y cada una está compuesta de 200 microgramos de misoprostol (remedio abortivo) y 50 miligramos de diclofenac (remedio para el dolor). Cada caja trae cuatro blísters con cuatro pastillas cada uno, en total son 16.

En la provincia de Santa Fe los comprimidos se brindan desde 2012 en los distintos efectores de salud. Oraldo Llanos, director del área de Salud Sexual de Santa Fe, había manifestado en abril pasado que la iniciativa de fabricar comprimidos a través del LIF "brindará a las mujeres mayor accesibilidad a la salud porque este tipo de insumos son fundamentales para completar otras políticas de salud públicas".

Llanos consideró que "la droga brinda un aporte inestimado para la salud en general ya que se usa no solo para la interrupción del embarazo, sino también para aborto espontáneo, muerte intrauterina y preparación del cuello uterino en distintos procedimientos".

Si bien los costos de producción aún no están definidos, desde la provincia sostienen que serán más bajos que el valor comercial actual, que ronda los tres mil pesos. "Esto implicará un ahorro para el Estado que debe comprar el insumo al único laboratorio que comercializa la droga y podrá destinar esos recursos a otras políticas importantes para potenciar otros procesos", sostuvo meses atrás el funcionario.