La Mesa por la Vida Santa Fe, presentó en la justicia provincial, una acción de amparo en la que solicita la declaración de inconstitucionalidad y la inaplicabilidad del "Protocolo de aborto", denominado como "Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo", por entender que el mismo es violatorio del derecho a la vida de la persona por nacer y del derecho de libertad de conciencia. La causa resultó asignada al Juzgado de la 1a. Inst. en lo Civil y Comercial de la 5a. Nom. de Santa Fe, a cargo del Dr. Diego Aldao, quien ya ha corrido traslado de la misma a las autoridades provinciales para que se expidan sobre la petición de los ciudadanos provida.

La presentación se basa en el antecedente promovido por los Dres. Vitale, que tramita ante el Juzgado Nacional en lo Contencioso Administrativo Federal Nro. 2, Secretaría Nro. 3, Expte. Nro. 33642/2015, en la cual el fiscal interviniente dictaminó que el mencionado protocolo es inconstitucional y admitió la competencia del magistrado interviniente para resolver el amparo.

Entre los fundamentos invocados, los integrantes de la Mesa por la Vida Santa Fe, señalan que "no sólo la Constitución Nacional (art. 75 inc. 22), todos los Tratados Internacionales en materia de Derechos Humanos, sino también nuestro Código Civil establece claramente que desde la concepción  comienza la existencia de las personas y que las mismas adquieren derechos como si hubieran nacido brindando protección a la vida desde ese momento."

Asimismo afirman, que el protocolo admite una conducta -aborto- que está tipificada como delito en el art. 86 del Cód. Penal, y que lo único que se ha derogado -tácitamente- de dicho artículo, es el inc. 2, dada su colisión con las normas de los tratados internacionales con jerarquía constitucional incorporados en la reforma del año 1994.

Desde el punto de vista científico, los amparistas destacan que el Consejo Plenario de la Academia Nacional de Medicina, emitió un pronunciamiento en el cual declara que "el niño por nacer, científica y biológicamente, es un ser humano, cuya existencia comienza al momento de su concepción".

También se señala en la presentación que la propia Conferencia Episcopal Argentina, con motivo de la publicación del protocolo, expresó a través de un comunicado que "no existe el derecho al aborto", advirtiendo que en nuestro país no existe un "aborto legal" y que el protocolo "va más allá de la legislación vigente y con vicios de inconstitucionalidad".