“El club se vino acá en el 86, pero existe desde mucho antes, tiene 63 años ya”, relató Oscar Colombini, trabajador e hincha de Pucará desde hace más de 20 años. Habla de la institución casi como de un hijo, la mira con orgullo y pasión y se apura a enumerar las grandes glorias que salieron de este semillero.

“De acá salieron Roberto Battión, que está en All Boys; Reinaldo Alderete, que juega en Independiente; Matías Verón, que está en Italia; Julio Barraza, ahora en Argentinos Juniors. Y acá también jugaron (Julio César) Toresani; Javier López y Marcos Capocetti. Muchos pasaron por acá y llegaron a Primera”, dijo el vecino.

Cuando hizo referencia a los inicios del club, Oscar indicó que la primera cancha “estaba por allá, por la Costanera” (en Antonia Godoy y Pedro de Vega) y que se fundó el 29 de junio de 1951.

Fue por intervención del presidente de la Liga de los 70, Rubén Caprio, ante el intendente Rafael González Bertero, que la Municipalidad otorgó el permiso para comenzar a utilizar el terreno actual. Luego, ya en democracia y bajo la intendencia de Tomás Berdat, se otorgó a la institución la autorización para la ocupación por 20 años. Eso ocurrió en 1986 y a partir de allí, el club se instaló en forma definitiva en Transporte.

“Como en todo barrio, el club saca de la calle a muchos chicos. Es bueno, porque además vienen las familias para acompañarlos”, opinó el hombre, a quien todo habitante de la zona identifica con Pucará sin dudas.

Como él, otros vecinos colaboran con distintas tareas relacionadas a la institución. Hay quienes cortan el césped; o aquellos que arman las ventas de pollo u otras campañas para juntar fondos necesarios para las actividades.

“Acá el fútbol es la actividad principal, pero también se practica patín y taekwondo, por ejemplo. En total, más de 250 chicos vienen al club, todos de distintas edades. Vienen desde la escuelita de fútbol, de cuatro años, hasta los adolescentes; y después están los grandes, que siguen en Primera y en la Reserva”, contó Oscar.

en torneo oficial

Pucará surgió de un grupo de familias (Joanas, Costa y Rota) que buscaba crear un espacio donde los chicos pudieran jugar y aprender fútbol. Así comenzó el sueño, aunque sin participar de torneos oficiales.

Llegó luego el día en que Enardo Báez propuso entrar en la Liga con la 6ª división. Ahí sí empezaron a competir en forma oficial. El fútbol creció cada vez más y así llegó Pucará a participar con primera división.

Algunos de los primeros dirigentes del club recuerdan aquellos tiempos, en la sede anterior, en los cuales los jugadores se cambiaban de ropa al costado de la cancha, porque no tenían vestuarios. También había familias de la zona, como los Meneghetti, que ofrecían su casa para que puedan cambiarse los árbitros y algunos futbolistas.

Mucho esfuerzo

El Clausura 1997 es el título más preciado que Pucará consiguió en la Primera División A, bajo la conducción de quien hoy es su entrenador Juan Carlos “Chiche” Schemberger. Descendió dos veces, en 1995 y 2008, pero en ambos casos logró volver a Primera inmediatamente, al año siguiente.

Cada año es puro esfuerzo para el club. Los jugadores y sus familias hacen muchos beneficios para cada viaje de los más chicos –han participado en numerosas competencias internacionales– y para cada mejora que pretenden sumar a la entidad deportiva.

Todo barrio Transporte pone a diario su granito de arena para que este espacio crezca y siga dando un lugar con opciones diferentes a decenas de niños y adolescentes de esta y otras zonas de la capital provincial.