El Senado santafesino aprobó por unanimidad el proyecto de ley para convertir a San José del Rincón en ciudad. El Censo 2010 mostró que la localidad tiene más de 10 mil habitantes, los necesarios para dejar de ser un pueblo, y eso precipitó el cambio de estatus institucional. En las próximas horas el gobernador promulgará la norma para que los rinconeros puedan elegir al primer intendente de la historia y a su primer cuerpo de ediles.

El proyecto para convertir a Rincón en ciudad data de hace dos años, cuando el diputado justicialista Luis Rubeo presentó el tema en la Cámara baja. En aquel momento, se desconocía si la localidad costera tenía 10 mil habitantes, más allá de que el legislador adujo en sus fundamentos que las proyecciones de crecimiento vegetativo aseguraban ese número. Sin ninguna herramienta oficial que confirme la suposición se decidió no avanzar.

Hace 15 días el Gobierno Nacional dio a conocer los números definitivos del Censo 2010. Allí quedó confirmado que hace tres años en San José del Rincón ya vivían 12.527 personas. De esa forma reapareció en la agenda parlamentaria la posibilidad de declarar ciudad a un pueblo que tuvo sus orígenes en 1580.

El senador Hugo Marcucci presentó un proyecto de forma urgente, pero en Diputados el dirigente kirchnerista Leandro Busatto reactivó el que había redactado Luis Rubeo. Fue entonces que primó el diálogo y el interés general por sobre los egoísmos políticos: ambos legisladores acordaron un texto común que se debatió y votó en la Cámara baja el jueves de la semana pasada. Siete días después la propuesta es ley, y el apuro no es para menos, ya que la intención es que los rinconeros puedan elegir este mismo año a su primer intendente y seis concejales.

Precisamente, Marcucci dijo a Diario UNO que la norma aprobada establece –también– un capítulo especial para modificar el llamado a elecciones. En las próximas horas el gobernador Antonio Bonfatti va a promulgar la ley y se publicará en el Boletín Oficial, dos instancias formales que no se pueden dejar por alto para cambiar el estatus institucional de la localidad.

Además, los tiempos apremian porque el próximo fin de semana cierra el plazo para la presentación de alianzas y un par de días después hay que presentar candidatos. “Ojala Juan Berón sea el último presidente comunal y el primer intendente de los rinconeros”, dijo el senador justicialista de Las Colonias, Rubén Pirola, en clara referencia a la actual conducción gubernamental.

Los radicales, en tanto, ya ponen todas sus fichas en Carlos Sánchez para el máximo cargo que puede tener una ciudad. El peronismo tiene a otra posible candidata, María Teresa Facino, que aún no definió si participará y si lo hará por dentro o por fuera de la estructura partidaria. En caso de hacerlo, se cree que será en un partido distrital porque sino tendría que enfrentar a Berón en las primarias del 11 de agosto. Conjeturas por doquier de los muchos vecinos que fueron a la sesión de ayer, algunos con banderas de la UCR y otros para apoyar al actual jefe comunal.

En definitiva, los rinconeros tendrán que esperar una semana más para ver cómo se configurará la política local. Luego serán los vecinos los que resolverán en las urnas el futuro de la ciudad más joven de la provincia. “Será una novedad elegir intendente y concejales, pero es un paso indispensable para redefinir la institucionalidad de Rincón”, añadió Marcucci apenas sancionada la norma en la Cámara alta.

Una comunidad con historia

El senador Marcucci explicó que fundada Santa Fe, Juan de Garay procedió a repartir tierras entre los miembros de su hueste. Precisamente, a Antón Martín le tocó el sur del reciente emplazamiento, en un “rincón”, es decir, un terreno enmarcado entre dos cursos de agua, el arroyo Ubajay y el río Colastiné.

Así fue, como el pago se conoció con el nombre de Rincón de Antón Martín. Trasladada Santa Fe a su actual asentamiento, Rincón, que así se denominó luego de la muerte de su propietario, se convirtió en zona de chacras y estancias, surgiendo un núcleo de población que sirvió de muro de contención a las arremetidas de los indígenas y de aprovisionamiento por sus cultivos y manadas.

Las irrupciones de los naturales se hicieron tan frecuentes hacia 1700, que los pobladores se vieron obligados a abandonar sus posesiones y trasladarse a la otra banda del Paraná. Después de esto, y entre los años 1718 y 1740, Rincón subsistió poco más que despoblada. Luego, aquietada un tanto la belicosidad indígena, los vecinos regresaron a sus antiguos hogares.

En 1749 se inician los trámites para tener una capilla, pero recién el 25 de diciembre de 1823 se inaugura y también su escuela anexa, acontecimiento debido al celo de fray Francisco de Paula de Castañeda y al apoyo brindado por el gobernador López. Igualmente ese mismo fraile es quien en nota dirigida al Brigadier López bautiza el Rincón de Antón Martín con el nombre de San José.

San José del Rincón fue cabecera de departamento y como tal designó diputados para la Junta de Representantes de la provincia. El Ejecutivo provincial, por decreto del 6 de febrero de 1860 da creación a la Comisión Municipal de San José. La última elección de municipales que consta en el Registro Oficial data del año 1870; se supone que con posterioridad a esa fecha desaparece la Comisión Municipal por carecer San José del Rincón de los 1.500 habitantes exigidos por la Ley de Municipalidades del 8 de noviembre de 1872.

El 5 de agosto de 1886 el Ejecutivo nombra a los integrantes de la primera comisión. Ésta subsiste hasta 1894, ya que por decreto del 20 de septiembre de ese año, el gobernador Luciano Leiva, respondiendo a la solicitud formulada por el intendente de Santa Fe, Juan A. Doncel, dispone el cese de esa comisión y la incorporación de San José del Rincón al municipio de La Capital. Pasados 97 años, por ley de la Legislatura Nº 10.723, del 21 de noviembre de 1991, San José del Rincón pasa a ser comuna de Santa Fe. Desde ayer es ciudad. Salud.