El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, en forma conjunta con la Red Federal de Sitios de Memoria de la Nación, señalizó el Batallón de Arsenales 603 (ex-121) de Fray Luis Beltrán como sitio de la memoria, en el marco de la conmemoración del Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia.

El emotivo acto contó con la presencia del ministro de Justicia y Derechos Humanos, Juan Lewis; la coordinadora de la Red Federal de Sitios de Memoria, Judit Said; la intendenta de Fray Luis Beltrán, Liliana Canut; sobrevivientes, familiares y organismos de derechos humanos, entre otros funcionarios provinciales, locales y del Poder Judicial.

En el predio funcionó un centro clandestino de detención, y así lo indica un cartel que se colocó este jueves en el frente del edificio. “La señalización hace que las ciudadanas y ciudadanos tengan presente qué sucedió en este lugar”, señaló Lewis.

“Esta señalización forma parte de una línea de trabajo dentro de las políticas de Memoria que se vienen implementando tanto dentro de la órbita provincial como nacional”, agregó.

Por su parte, el subsecretario de Derechos Humanos de la provincia, Ramón Verón, recordó la historia del cordón industrial y las luchas que allí protagonizaron los trabajadores. “Esta ruta era el pasaje obligado de todos los compañeros obreros que viajaban en bicicleta y pensaban en una patria para todos”, señaló Verón, quien también pasó por un centro clandestino de detención durante la dictadura cívico militar.  

“Todavía estamos en deuda con el cordón industrial. Con respecto a los juicios y con respecto a encontrarnos todos los compañeros. Quizás algún día los compañeros de Puerto San Martín, San Lorenzo, Fray Luis Beltrán, Capitán Bermúdez, Granadero Baigorria, Villa Constitución y Campana podamos juntarnos en un acto único”, finalizó Verón.

Por su parte Said, quien trabaja en la órbita del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, recordó el accionar de la represión en la zona y “cómo los dueños de las fábricas denunciaban a los delegados” que luego eran víctimas del terrorismo de Estado.

“No podemos seguir pensando si tuvieron o no tuvieron que ver los gerentes o los directivos, cuando tenemos testimonios cabales de que ellos denunciaban a los trabajadores”, señaló la coordinadora de la Red Federal de Sitios de Memoria, para concluir que “el Poder Judicial viene trabando una serie de causas que se llevan adelante sobre la participación de los grupos económicos”.

También dio su testimonio Ana María Medina: su tía y su primo -oriundos de Fray Luis Beltrán- fueron víctimas del terrorismo de Estado. La mujer no solo evocó a sus familiares sino que reclamó que se sancione judicialmente a los responsables en el marco de los juicios por delitos de lesa humanidad que se están llevando adelante en el fuero federal. Para finalizar el acto, se nombró a todos a quienes pasaron por el centro clandestino de detención.

Del acto también participaron el secretario de Derechos Humanos, Horacio Coutaz; la directora provincial de la Memoria, Nadia Schujman; el director del Programa de Protección a Testigos y Querellantes, Daniel Bóccoli; la fiscal federal, Mabel Colalongo; la diputada provincial Alicia Gutiérrez; y el presidente del Concejo municipal de San Lorenzo, entre otras autoridades locales y regionales.

LA HISTORIA DEL PREDIO

“El predio, perteneciente al Ejército Argentino, fue utilizado como centro clandestino de detención en el marco del plan sistemático de exterminio ejecutado por la última dictadura cívico-militar.

Según testimonios obrantes en el Archivo Nacional de la Memoria y en causas judiciales con sentencia, en ese predio permanecieron secuestrados y fueron torturados mujeres y hombres perseguidos por su militancia política, social y sindical en el denominado Cordón Industrial”, recordaron desde la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia.

“El ex-Batallón 121 integró un circuito represivo junto con centros clandestinos de detención del Gran Rosario como La Calamita (Granadero Baigorria), la Intermedia (La Ribera) y Quinta de Funes, entre otros sitios dependientes del Comando del Segundo Cuerpo de Ejército, responsable de la represión ilegal en Santa Fe  y el Noreste de la Argentina”, agregaron las autoridades.

Vale recordar que en 2013 el gobernador Antonio Bonfatti estableció por decreto declarar Sitios de Memoria del Terrorismo de Estado a los lugares que funcionaron como centros clandestinos de detención, tortura y exterminio o donde sucedieron hechos emblemáticos del accionar de la represión ilegal desarrollada durante el terrorismo de Estado ejercido en el país hasta el 10 de diciembre de 1983.