Colón
Domingo 05 de Agosto de 2018

Se abre un gran interrogante en torno a Javier Correa

El goleador llegó con lo justo al partido frente a San Pablo en el Morumbí, fue reemplazado y su presencia en los próximos encuentros está en duda. El sábado, en Paraná, el Sabalero debutará en la Superliga ante Patronato

Javier Correa hizo un gran esfuerzo para estar presente en el partido del pasado jueves 2 de agosto en el Morumbí. La apuesta no le salió mal al goleador, ya que se recuperó en tiempo récord de una lesión muscular e inscribió su nombre en la historia grande del club al haber sido titular en un partido ante San Pablo que pasará a las páginas más gloriosas de la institución.

Desde su llegada el delantero se convirtió en titular indiscutido, y a fuerza de goles se transformó en uno de los valuartes más importantes del equipo de Eduardo Domínguez. En su primer partido con la Rojinegra se despachó con un gol, fue justamente en la Sudamericana, frente a Zamora FC, en el partido de ida (2-0) de la primera fase disputado en Barinas.

A partir de ese momento no soltó más la titularidad, y el equipo lo sintió mucho en la parte final de la Superliga anterior cuando por una lesión se perdió el cotejo ante River e ingresó en la parte final del duelo ante Vélez, donde el equipo tocó fondo en su rendimiento futbolístico.


Pero luego llegó el choque ante Racing donde fue clave para la victoria por 3-1, donde anotó el tercer gol para que el equipo logre el boleto agónico para disputar la Copa Sudamericana del año que viene.

Pero en la previa del duelo frente a San Pablo, en el último amistoso frente a Newell's, el goleador salió con un fuerte dolor y luego se confirmó a través del departamento de prensa que había sufrido una "lesión de grado 1 del aductor largo del muslo derecho. Realizará tratamiento de fisiokinesioterapia y trabajos diferenciados".

Embed


Se lo pudo observar a través de su Instagram personal, donde sube fotos de distintos momentos de su carrera deportiva, realizar trabajos intensos junto al cuerpo médico del club. Viajó a San Pablo con la gran duda sobre si estaría presente o no en el duelo por la Sudamericana, pero probó y como no sintió dolor se puso a las órdenes de Eduardo Domínguez.

Es cierto que tuvo poco peso en el equipo, que planteó un esquema conservador que le terminó dando una victoria que fue histórica, no solo para el club sino también para el fútbol argentino, ya que por primera vez un elenco de nuestro país le ganó al San Pablo en el Morumbí.


A pocos minutos del final del encuentro el jugador no dio más y quedó tendido en la mitad de la cancha. Si bien se especuló que hizo tiempo en un momento caliente del partido donde el Tricolor iba en búsqueda del agónico empate, lo concreto es que el jugador terminó muy sentido el partido.

Por eso será clave el entrenamiento de este lunes para conocer el estado físico del goleador, de cara al primer cotejo de la Superliga del próximo sábado en Paraná frente a Patronato, y sobre todo para el duelo del jueves 16 de agosto, cuando el Sabalero intente completar su obra accediendo a los octavos de final, tras darle el golpe de gracia al mejor equipo brasileño de la actualidad.