Santa Fe
Viernes 05 de Enero de 2018

"Si le dieron domiciliaria a Etchecolatz, por qué no dársela a Nahir Galarza"

Lo dijo Víctor Rebossio, abogado de la joven que confesó haber matado a su exnovio en Gualeguaychú.

Víctor Rebossio, abogado de la joven que confesó haber matado a su exnovio en Gualeguaychú, se preguntó hoy que si le concedieron prisión domiciliaria al represor Miguel Etchecolatz, condenado en numerosos juicios de lesa humanidad, por qué no otorgársela a su clienta.

"Si le dieron domiciliaria a Etchecolatz, por qué no dársela a Nahir Galarza", dijo el defensor al ser consultado por Télam sobre los motivos por los cuales solicitaba ese beneficio para la joven de 19 años detenida en una comisaría por el crimen de su exnovio, Fernando Pastorizzo (21).

LEER MÁS: La última historia de Instagram de la joven que mató a balazos a su novio en Gualeguaychú

En un escrito al que accedió la agencia de noticias Télam, Rebossio pidió que mientras se sustancia la causa le morigeren las condiciones de detención a su asistida y calificaron a la prisión preventiva como una "situación prejuiciosa y desajustada a las medidas de prueba recopiladas en el expediente".

El defensor propuso que se le coloque a la joven "una tobillera magnética o una sencilla custodia policial en el acceso al domicilio" que oportunamente fijará. Además, solicitó que se cite a Galarza a prestar una nueva declaración indagatoria.

LEER MÁS: Caso Nahir Galarza: una foto comprueba la relación de Fernando Pastorizzo con la familia de la joven


Etchecoltaz (88), exjefe de la Policía Bonaerense, cumple prisión domiciliaria en una casa del bosque Peralta Ramos de Mar del Plata desde el 27 de diciembre, cuando el beneficio le fue concedido por el Tribunal Oral en lo Federal 6 de la Capital Federal en razón de su edad y las enfermedades que tiene.

El represor fue condenado en numerosos juicios de lesa humanidad, con sentencias que incluyen cuatro prisiones perpetuas en las causas conocidas como "Etchecolatz", "Circuito Camps", "Favero Álvarez" y "La Cacha", y se le atribuyen 440 víctimas de secuestros, torturas, asesinatos, desapariciones forzadas y sustracción y apropiación de hijos de desaparecidos, entre otros delitos.