Silvio Berlusconi dice que perdió el poder en Italia "como Benito Mussolini"

"Tengo más poder como ciudadano libre que como jefe de gobierno", aseguró el Cavaliere; adelantó que no se presentará en las próximas elecciones.

Miércoles 09 de Noviembre de 2011

Aún golpeado por la decisión que se vio obligado a tomar ayer cuando anunció su renuncia, el primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, anunció que no será candidato en las próximas elecciones y reflexionó sobre su poder en la actualidad, para lo que apeló a compararse con Benito Mussolini.

"Tengo más poder como ciudadano libre que como jefe de gobierno. Estaba leyendo un libro sobre las cartas de Mussolini a Claretta, y en un momento le escribe: '¿No entiendes que no cuenta nada? Sólo puedo dar recomendaciones'. Ves, yo me siento en la misma situación", confesó Berlusconi en una entrevista publicada por el diario La Stampa y concedida tras anunciar su renuncia al cargo.

Interrogado sobre las diferencias con la dictadura fascista, respondió: "Claro que no soy un dictador, aún si ustedes lo han escrito por años. Lo que noto es que los padres de la Constitución, que justamente temían que la historia se repitiera, debilitaron excesivamente al Ejecutivo", comentó.

Por otra parte, Berlusconi, que siempre había sido ambiguo sobre su futuro, confirmó su decisión en una entrevista concedida poco después del anuncio al diario La Stampa. "En cuanto se aprueben los presupuestos del Estado para 2012 (que contienen las medidas prometidas a la UE) dimitiré, y como no hay otras mayorías posibles, veo solo elecciones a principios de febrero. Elecciones a las que no me presentaré", aseguró.

En ese sentido adelantó que el candidato de la centroderecha en las próximas elecciones será el actual secretario del Pueblo de la Libertad (PDL) y ex ministro de Justicia, Angelino Alfano. "No me presentaré. Me siento liberado y ahora es el turno de Alfano para ser nuestro candidato a presidente. Es muy capaz, mucho más de lo que puedan pensar y lo aceptan todos", explicó.

El primer ministro dijo que como es la praxis, tras su dimisión Napolitano comenzará las consultas con los partidos políticos para decidir qué hacer, pero adelantó que no quiere gobiernos de unidad nacional o buscar otras mayorías. "No tengo ninguna intención de crear un gobierno con el PD (el opositor Partido Demócrata) y Pierferdinando Casini (líder de la Unión de Demócratas y de Centro) ya expresó que no le interesan acuerdos con nosotros, y entonces la matemática me dice que no hay otro camino que las elecciones", añadió.

Acorralado por la crisis, el Cavaliere hizo un llamamiento a todas las fuerzas políticas para que ayuden a que se aprueben lo antes posible las medidas prometidas a Europa. "Es necesario hacerlo rápido y salir lo antes posible de este círculo infernal, de esta situación increíble con los mercados que empujan y presionan", añadió.

Sobre el voto de ayer, en el que la votación pasó con 308 votos a favor y 321 ausencias, el primer ministro calificó de "alucinante" lo que pasó. "Me han traicionado los que durante toda una vida he llevado en mi corazón". "Si pienso en lo que he hecho por Roberto Antonione (uno de los diputados del PDL que no votó), lo llevé a Trieste a todas las cumbres, soy padrino de su hija. Del resto, ni hablo, empezando por Carlucci", reflexionó.

Asimismo, Berlusconi explicó que sus hijos están "contentísimos" de su decisión de salir de la política porque saben que está cansado de no lograr dictar sus ideas y de no poder hacer la política que quiere.

El primer ministro develó además lo que desde hace meses se rumoreaba: sus problemas con el ministro de Economía, Giulio Tremonti. "Con Tremonti la relación personal no es mala, pero al final él siempre hace lo que le da la gana y a mí no me queda más que tomar nota durante el consejo de ministros", reconoció.

"Me pregunto aún si es posible que el jefe de gobierno no pueda exigir al ministro de Economía que aplique la política económica en la que cree", aseguró al subrayar las fuertes diferencias internas en su gabinete.

Y sobre qué hará tras la dimisión, el Cavaliere explicó que se ocupará de ser "padre fundador del PDL" y echará una mano en la campaña electoral. "Quizá vuelva a ocuparme de ser presidente del Milán", fantaseó.

¿Te gustó la nota?