La ciudad es un infierno a esta hora. De acuerdo lo que indicaba el Centro de Información Meteorológica de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas de la UNL, a las 15.15, el termómetro marcó 40°.

El mismo organismo informó hoy que se observa en la región que mientras en altura se mantiene la acción de los flujos de aire relativamente más fríos proveniente desde el sur del continente, en superficie actúa una masa de aire cálido y seco. Esta situación permite que las jornadas se mantengan estables con suave ascenso de las temperaturas.

No obstante ello, un sistema frontal, poco activo que arribaría a la región entre el viernes y el sábado, debería generar algunas lluvias débiles y descenso de las temperaturas mínimas.