Ovación
Martes 17 de Abril de 2018

Un dirigente y un árbitro de Primera están siendo investigados por abusos

La Justicia empieza a sacar conclusiones del entrecruzamiento de llamadas y de las pericias realizadas al celular del línea detenido, Martín Bustos. Aparecieron conversaciones con otro árbitro internacional que también lo comprometen con la investigación y un dirigente de la Primera "B"

La causa por los casos de pedofilia, abuso y corrupción de menores que se inició en torno a un testimonio de un jugador juvenil de Independiente, sigue avanzando. Las últimas horas fueron centrales para el trabajo de los investigadores. La clave: el entrecruzamiento de llamados y las pericias realizadas en los celulares del juez de línea Martín Bustos y del relacionista público Cohen Arazi.

En el celular del referí se encontraron “una numerosa cantidad de comunicaciones” con el número de un árbitro internacional que dirige en la Primera División de nuestro fútbol y que el fin de semana arbitró uno de los partidos de la Superliga, según confiaron fuentes judiciales a DOBLE AMARILLA. La cantidad de registros (vía llamada y vía mensajería instantánea), indican que entre Bustos y el árbitro en cuestión existía una estrecha relación personal. Dentro de esa relación de confidencia entre ambos, hay charlas que hacen referencia a uno de los chicos que aparecen en la causa por los abusos. Por lo que se desprende de las pericias, el árbitro internacional sería cliente o parte de la red de trata. Tras la etapa de análisis de las comunicaciones, la Justicia buscará determinar el grado de relación entre el nuevo árbitro implicado y la situación que está siendo investigada. La causa investiga dos delitos graves. Uno es el proxenetismo. El otro es el de abuso de menores o violación. Para la Justicia el grado de implicación del árbitro de Primera División estaría relacionado al abuso de menores.

¿Cómo llega la Justicia al árbitro de Primera? A los investigadores le llamó la atención primero la relación cercana que tenía con Bustos. Es más, no descartan que tengan una relación sentimental. “Se cuentan cosas muy personales y cercanas. Los diálogos son de un trato personal extremo”, le apuntaron a DOBLE AMARILLA. En una de las conversaciones, Bustos describe el encuentro que tuvo con uno de estos chicos. Y el otro árbitro le manifiesta su intención de “mantener contacto con uno de los jóvenes”. De momento, la Justicia no pudo confirmar si ese encuentro íntimo entre el juez internacional y el menor víctima se terminó concretando.

Por su parte, en Infobae, Gustavo Grabia confirmó que hay un dirigente de un club del ascenso que aparece en los registros de llamadas y agendas de los celulares de varios menores. De acuerdo al dueño del teléfono, lo agendaban de maneras diferentes. Uno lo agendó con el apodo “Ballena”, otro por su apodo más conocido y el tercero por su nombre real.

Este lunes por la mañana hubo un nuevo procedimiento en Villa Domínico. El objetivo era hacerse de los celulares de tres juveniles que viven allí. Según lo que piensan los investigadores, esos tres jugadores podrían haber llegado a tener contacto con el dirigente en cuestión. Los investigadores que visitaron la pensión roja se llevaron información para ser periciada. Los resultados de las pericias pueden llegar a ser fundamentales para el futuro de la causa.

Son casi 300 mil comunicaciones (entre llamadas, whatsapp y mensajes de texto) que están siendo procesadas por la División de Delitos Tecnológicos de la Policía de la Provincia de Buenos Aires. Mientras, se espera que las compañías de telefonía envíen la información con respecto a la titularidad de una cantidad muy importante de líneas cuyos números aparecen por doquier.

Fuentes judiciales consultadas por este medio, ratificaron la información brindada por el colega Gustavo Grabia en el portal Infobae. Además, confiaron a DOBLE AMARILLA que se investiga si este directivo era habitué del departamento de San Isidro donde uno de los menores declaró ante la Justicia que le practicó sexo oral a Bustos a cambio de dinero.

En este caso lo que los investigadores intentan determinar es si el dirigente era cliente de la red o si de alguna manera facilitaba jugadores de inferiores a cambio de algún beneficio.

Fuente: Doble Amarilla