Secciones
Rugby

Un Sapo que es un embajador itinerante del rugby

Se trata de Victor Meretta, histórico de Universitario de Santa Fe, y reconocido en todas las uniones del país por su forma de ser, y sus tradicionales bogas

Domingo 28 de Junio de 2020

Se trata de un los dirigentes y exjugadores de mayor trayectoria en el Club Universitario de Santa Fe. Se trata de Victor Meretta, quien arribó a la institución a fines de los 70 proveniente de Náutico El Quillá. Conoció los momentos en lo que se hacía todo a pulmón, con mucho sacrificio, e integró varias comisiones directivas, además de haber tenido un paso como jugador, entrenador y dirigente de la entidad de barrio Las Delicias.

"Hace casi ya cuatro años que me fui de la empresa de energía, y como tengo tiempo, estoy terminando un rancho en Santo Tomé. Por el rugby no tenía tiempo nunca de finalizarlo. Es un lugar fantástico junto al río. Tengo cuatro perros allí, voy y vengo y les doy de comer. Después ya me encierro porque me tengo que cuidar" comenzó señalando Victor Meretta a UNO Santa Fe.

El reconocido Sapo Meretta, hombre vinculado a Universitario de Santa Fe, expresó que "la misma ansiedad de querer ver a los amigos, aunque lo que más molesta es no poder viajar. Yo viajaba mucho, al borde del San Roque nos juntamos toda la gente del seleccionado 70, una vez por mes y comemos. Voy ocho veces al año a Tucumán, a Rosario a los clubes que me invitan, y se extraña todo eso. Tengo que estar guardado para tener cuidado con todo esto del coronavirus".

"Con el rugby arranqué en Ateneo Inmaculada, y cuando desapareció me habla Lauría, con quince años para ir a jugar al Quillá. Ahí jugaban conmigo Pedrito Bolcatto, la Polaca Kreczman, y tantos otros, aunque había un gran equipo. En un momento Julio González me pide que le dé una mano, y como salíamos juntos, le dije bueno vamos, y me fui a Universitario" contó el Sapo Meretta.

image.png

El histórico referente de Uni, contó que "En ese momento jugábamos en el campo Universitario, pedíamos prestado, a veces al parque del Sur, la Costanera, y después vino Carlitos Ferro, que fue muy importante. Después llegó Alberto Pelossi, papá de Albertito (NdR: actual vice de Uni), y el Loco Trejo, y así fuimos armando el club. Se armaron lindos grupos a nivel de rugby, y teníamos como entrenador a Marito Bruno, que era para guardarlo en un cuadro, lamentablemente fallecido".

Recuerdos imborrables

Los comienzos en toda institución son duros y complicados, y ni hablar de juntar la cantidad de jugadores para ir a afrontar un partido. Una muestra de ello es esta historia que nos contó el Sapo Meretta. "Una anécdota que siempre me acuerdo, es que vamos a jugar a Rafaela, cuando tenían la cancha en la ruta 34, cerca del aeródromo, y nos vamos el sábado a Paraná, y le ganamos a Charrúa. En ese interín nos lo cruzamos al Pato Royo que se iba a Concordia, y nos pregunta como habíamos salido. Tenía un Fiat 1500 que había salido en el 69, y lo voy a buscar a los Peralta Pino para irnos a jugar a San Vicente. Vengo y empiezo a recolectar para ir a jugar con la segunda a Rafaela".

Agregó que "Éramos once y me faltaba uno para poder entrar. Pasamos por la cancha de Unión, y justo pasaba el Loco Yanicelli con la novia. Lo llamo, le digo vení que tengo un problemita, y lo metí en el auto. La novia, gritaba y lloraba porque nos habíamos llevado al novio a jugar, así entramos y ganamos".

Los comienzos de Universitario

"En sus comienzos deportivamente hemos tenidos momentos buenos y momentos malos. Nosotros sufríamos que nos metían cien. Íbamos a Estudiantes y nos mataban. El Quillá te agarraba y te mataba. Antes era duro. Estaban la Lora Nuñez, Alesandría, Trejo, Parma y el Negro Zunino. Lo que hicimos fue una epopeya. El click se hizo cuando vino Juan Manuel Mateo. Si bien Mario Bruno hizo mucho, la llegada de Juan fue importante para nosotros. En ese momento era el presidente Carlos Ferro, ya en el predio de barrio Las Delicias" con Victor Meretta con su habitual predisposición a la hora de hablar de rugby.

image.png

También manifestó que "En Universitario hacíamos las cosas a pulmón en los comienzos. Si bien hacíamos cosas que por ahí no estaban bien, pero había que formar el club. Yo fui siempre perfil bajo, nunca me interesó un cargo directivo. Me gusta más formar ya que nos arreglábamos como podíamos. Mi etapa de entrenador recuerdo a Nacho Irigoyen, el Chancho Borlle, hubo muy buenos jugadores que salieron de abajo y me tocó entrenarlos. Lo más lindo era divertirse dentro del club".

Sobre la época en que Uni cosechó tantos títulos oficiales de la USR, expresó que "Es como le pasa a mucha gente, no te vas dando cuenta que vas ganando, y eso no es bueno porque se va aflojando abajo. Me acuerdo que teníamos un pack de fowards que los llevaba a todos para atrás. Estaban Clement, el Gabi Bustos, Marcelo Ferreyra, Gustavo Micheli, el Colo Irigoyen, Calesita, el Patito Leiva, un grupo de gente que había surgido de abajo. Fueron diez años de alegría, pero cuando pasa el tiempo, nos alegramos, pero no hicimos nada abajo".

"En el CRAI tengo a una persona que quiero mucho, Fideo Ojalvo, que saltaba y nos decía, córrete grasa. Pero siempre hubo esa cosa de ganar y perder. Con SFRC también fue siempre bien la relación, nos ganas un campeonato con un try de Gay, en la cancha de la Fiat, que después al tiempo el árbitro que había sido try y no lo cobró. Tenía buena relación con Poletti, Agudo, y mucha gente buena de todos los clubes de Santa Fe" describió este gran embajador itinerante del rugby argentino.

Más consideraciones

Fue un poco crítico con algunas cuestiones, y entre ellas manifestó que "En los seleccionados una buena época fue cuando jugábamos juntos con Paraná. Había varios jugadores buenos de nuestro club, del Liceo, y creo que acá por el egoísmo nunca se alcanzó a armar un equipo bien picante. Tuvimos todas las condiciones, pero nunca crecimos. Nunca llegamos a nada, y dejamos pasar generaciones hermosas".

image.png

Alejado de Universitario, comentó que "A mi club hace tres años que no voy. Las cosas si no son pecho a pecho no sirven. Pasa hoy en día en nuestro club, veo que ha pasado que hay gente que le interesó ser más ellos. Y así las cosas nos van. Recuerdo que una vez me dijo Juan Mateo; cuando el cristal se raja, no hay arreglo. En la actualidad me doy cuenta que a mi me pasaría lo mismo".

Embajador itinerante

El Sapo Victor Meretta habló de esta cuestión, sabiendo que es alguien muy querido en toda la geografía rugbística de nuestro país. "Los clubes me han abierto la puerta en todos lados. La relación especial con los tucumanos se dió porque durante veinticinco años llevé bogas a Tucumán Rugby. Siempre fui invitado, cada viaje que iba era como ir a España porque lo pagaba todo yo. Llevaba cien kilos de boga, congeladas, en el auto, la camioneta o en el colectivo. También lo he realizado en otros lugares, y me generó vínculos muy fuertes con muchos clubes".

Remarcó que "La relación con los tucumanos fue siempre espectacular, yo ya venía de una amistad con Cuki Chaban, Cacho Castillo, Marcelo Rodríguez, Cacho Valdéz. Con Guastella surge cuando el vino a jugar a nuestro club con su colegio, y de ahí surgió una relación. Los últimos diez años en Tucumán lo veía siempre, y compartíamos muchos momentos lindos. No me puedo olvidar de tucumanos como Cacho Valdéz, Julio Paz, Nicolás Avellaneda, Cuki Chabán, el Loco Ferro, en fin un montón de dirigentes que son buena gente. Con el Huevo Hourcade nos conocemos de hace 40 años, es otro que siempre tuivmos una excelente relación".

image.png

En cuanto a cómo ve el rugby santafesino, sostuvo que "Nosotros acá si le ponemos ganas, sacar la envidia, y ponemos dos tipos que se dediquen nos va a ir bien. Y creo que se elige, vos andás bien, y andá de entrenador. Hay que charlar, hablar con tipos como Pichai Gervasini o Raúl De Biaggio que te van a meter fichas. Son tipos que siguen en una línea correcta, no porque los otros no lo sean. Son tipos que siguen vigentes, ellos deberían hacerse cargo acá. Hay que buscar que formemos un plan de trabajo, traigamos un tipo de afuera que sepa entrenar. Te puedo asegurar que si nosotros logramos eso, vamos a hacer muchas cosas, porque hay potencial en Santa Fe".

Y finalmente, sobre el presente del rugby argentino, el Sapo Meretta contó que "Estamos ante un problema grave por todo esto de la pandemia. No sabemos que va a pasar con los sponsors y todas esas cosas. Me pongo contento cuando convocaron a Mayco Vivas, me pongo loco, del club que sea. Si tenemos buenos jugadores, no llegamos a ningún lado. Hay que apuntar a hacer las cosas mejor de las que se hacen. Ahora no es el momento, pero hay buenos entrenadores en Santa Fe".

Las bogas del Sapo Meretta

Cuenta la historia que todos los años, el Sapo Victor Meretta viaja desde Santa Fe para cocinar las tradicionales bogas en la noche previa al inicio del Torneo Veco Villegas que organiza el Tucumán Rugby Club.

Comenzó como una aventura y en la actualidad es un clásico donde se resume la amistad, la camaradería y los recuerdos. "Particularmente festejo, brindo y agradezco a la vida haberlos conocidos. Sin dudas que mi vida no hubiese sido la misma sino estaban todos los amigos del rugby en ella".

Las bogas del Sapo Meretta forman parte de las emociones que se relacionan con momentos de felicidad, de alegrías, de encuentros, de confraternidad, de hermandad y también de los sentimientos de tristeza por aquellos que no están.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

Santa Fé

paraná

Policiales

Ovación