Santa Fe

Un socavón preocupa y desvela a los vecinos de Paraguay y Crespo, frente al Parque Garay

Otra vez esta esquina vuelve a ser noticia. Se rompió la zona para bachear y había un caño de agua averiado. Assa lo solucionó y ahora el municipio debe taparlo y colocar el asfalto. Exigen una solución porque temen por las viviendas.

Domingo 05 de Marzo de 2017

Desde hace varios meses, los vecinos de Crespo y Paraguay, frente al Parque Juan de Garay, conviven con un gran socavón que se formó luego de que la Municipalidad rompió el asfalto para repavimentar, y luego Aguas Santafesinas SA arregló un caño. Hoy está todo abierto, hundido, la calle cortada, y un gran pozo de barro con agua de la última lluvia.

Los que tienen sus casas frente a la rotura, sobre todo la familia Bernardi que vive en esa esquina y es la más perjudicada, está preocupada y exigen que quien debe repararlo lo haga lo antes posible. Ya pasaron tres meses y la situación es cada vez peor, y tienen miedo de que se afecten los cimientos del inmueble.

Diario UNO consultó tanto a Aguas Santafesinas SA como a la Municipalidad para saber de quién es la responsabilidad. "El municipio inició una obra de bacheo y se encontró con un caño de agua roto, entonces lo reparamos y después quedó todo abierto porque no nos corresponde a nosotros taparlo, sino a ellos (al municipio)", dijo Germán Nessier, vocero de la firma concesionaria.

Por su parte, desde el municipio aseguraron que está dentro del cronograma de intervenciones que harán en los próximos días. La reparación se iba a dar las semana pasada pero por las inclemencias del tiempo fueron reprogramadas.

En primera persona

Francisco Bernardi viene en Paraguay al 2900, justo en la esquina con calle Crespo. Junto con su familia son los afectados directamente por esta situación. No puede sacar el auto de su garage de manera habitual sino que tuvo que improvisar con unas chapas un puente para poder ingresar y para salir lo hace por la esquina pasando por la ventana. Hasta pagó una cochera para guardarlo por no poder dejar la camioneta en su propia casa. Todos los días observa con preocupación su vivienda y teme encontrarse a la brevedad, si no hay una pronta respuesta, con los cimientos afectados.

"En septiembre del año pasado empezamos a ver que el pavimento se rompió y se hundía. Vino Aguas y puso un corralito y ahí quedó. Un día vinieron con máquinas, rompieron más y más, con el correr de los días se hacía más grande y quedó un gran pozo, y el pavimento roto hasta la vereda por Paraguay; y a su vez cavaron, buscando un caño que supuestamente se había roto. Esa canaleta iba desde la esquina hasta pasando mi garage. Era de más de un metro de profundidad y lo mismo de ancho, hasta que lo encontraron, lo arreglaron y se fueron. Quedó todo abierto pero se podía pasar. El colectivo (Línea 9) hacia una maniobra y casi se subía al Parque Garay, pero pasaba. Esto no fue rápido sino que laburan muy lento y llevó semanas", relató a Diario UNO, Francisco Bernardi.

Una vez que hicieron eso, los operarios de Assa les dijeron que hasta ahí llegaba su trabajo, que debía venir la Municipalidad y romper aún más para luego tapar y volver a hacer el asfalto. "Vinieron desde la Municipalidad, rompieron todo de cordón a cordón y se fueron. El caño quedó a la intemperie, unos nenes jugando saltaron sobre el caño y lo volvieron a romper. Entonces Assa lo reemplazó por uno nuevo y nuevamente se fueron y ahí quedó todo abierto. Esto es desde octubre hasta los primeros días de enero y con las lluvias y el paso de los días se fue desmoronando. Es decir que hace casi tres meses que no vino nadie", detalló más adelante.

Hoy ya están creciendo los yuyos que deja a las claras cuando una obra está abandonada. Las motos y las bicicletas cruzan por la zona pasando por el Parque Garay o por la vereda de esta familia por lo que se están rompiendo las baldosas. "Antes había carteles del municipio y de Assa y ahora esta último lo sacó y se fue. Solo quedan los del Plan de Bacheo, pero ya pasaron tres meses y sigue el pozo. Exigimos una respuesta y sobre todo una solución", agregó este vecino de las inmediaciones al Parque Garay.

En esta línea agregó: "No podía entrar a mi casa y llegué hasta pagar mil pesos por una cochera hasta que dije que no porque no me correspondía y coloqué esas chapas para poder ingresar. Es un trastorno y como no lo puedo sacar para atrás (al auto) voy por la vereda y también se está rompiendo. No me quiero ni poner a pensar, pero temo también por la casa y nuestro temor es que se rompa y nadie se va a hacer cargo".

Aprovechó para recordar que no es la primera vez que un hundimiento se da en esta esquina. "Este lugar ya tiene otro hecho. Hace más de diez años, se rompió. En ese momento fue el desagüe pluvial lo que se tapó, lo cambiaron y hoy se conecta con una cámara en el parque Garay y de ahí sale al (río) Salado, por esa modificación rompieron todo y también demoraron muchos meses, pero quedó. Y ahora fue otro el inconveniente, pero necesitamos que ya lo arreglen", detalló Francisco.

Bernardi dijo que tanto él como su papá hicieron los llamados correspondientes y hasta tienen los números de reclamos, pero no vienen. "Tendrían que aprovechar y arreglar la boca de tormenta porque está toda rota y el agua va socavando y tenemos miedo de que eso desgaste el suelo de la casa. Estuvimos viendo que hay un pequeño desnivel en la vereda frente a la vivienda y eso nos preocupa. Es un caos y un trastorno vivir así. Parece algo sencillo pero cuando empezás a observar los detalles te querés morir, el miedo es terrible", concluyó este vecino en diálogo con Diario UNO.

¿Te gustó la nota?