Una joven trans fue atacada a la salida de un boliche

Fue en Rafaela. La mujer recibió insultos y golpes por parte una persona que se encontraba en el lugar. Cuando quiso denunciar fue maltratada por la policía.

Viernes 14 de Noviembre de 2014

Las expresiones de odio e intolerancia a la diversidad sexual aparecen de manera periódica en distintos puntos de la provincia. El año pasado fue el asesinato de Vanesa Zabala, una mujer trans de Reconquista; y hace algunas semanas el ataque, por parte de un grupo de jóvenes que lo filmó, a una persona trans en San Lorenzo. A esos casos se suma la situación de agresión que recibió una chica trans en un boliche y en una comisaría de Rafaela el fin de semana pasado.

Para la organización Revuelo Diversidad con sede en la cabecera del departamento Castellanos, el ataque recibido por una de sus integrantes es más que un llamado de atención. Además destacaron que la atención en la comisaría también fue discriminatoria y exigieron el avance en la implementación de la ordenanza antidiscriminatoria sancionada en 2011 y que el gobierno provincial implemente protocolos para que el personal policial respete a las personas trans.

“A pocos días del lanzamiento público del espacio organizacional Revuelo Diversidad en Rafaela, que entre sus objetivos principales enfoca su labor en la promoción y garantía de los derechos de personas lesbianas, gays, bisexuales, trans, intersexuales y queer (LGBTIQ), sus integrantes alzan su repudio con absoluta vehemencia ante un nuevo hecho de discriminación y el disparado aumento de casos con altos grados de violencia”, indicaron en un comunicado entregado a Diario UNO.

En el documento relatan cómo el fin de semana pasado, una de las integrantes de esa organización fue “violentamente agredida” al retirarse de un local bailable “tras insistentes amenazas de agresión física por parte de un concurrente concretadas al momento en que la joven trans se retiraba del local comercial”.

Según el relato de la víctima y de sus acompañantes, el agresor la golpeó en el rostro al grito de “a vos te pego porque no sos una mujer, sos un hombre”. Como consecuencia del ataque, Camila estuvo desmayada cerca de media hora y debió ser atendida, primero, por el personal del local bailable y, luego, por los médicos del servicio de emergencias 107. En ambos casos, destacaron, que la asistencia se realizó respetando la identidad autopercibida de la joven.

Cuando recobró el conocimiento se dirigió a la Comisaría 15ª para realizar la denuncia correspondiente y allí, otra vez, fue víctima de una situación violenta. “Luego de una larga espera para ser atendida, no le tomaron los testimonios de las agresiones físicas visibles y uno de los policías la trató de «putito de mierda» negando la ampliación de la denuncia”, destacaron desde Revuelo Diversidad.

A partir de ese momento, tomó intervención el equipo jurídico de la organización y la Fiscalía Regional Circunscripción General Nº 5 por lo que se procedió a la realización de una nueva denuncia en la que la joven pudo relatar lo sucedido.

Además se continuará con la denuncia correspondiente ante la Auditoría General de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad de la provincia por el accionar del personal policial. Al respecto, desde la organización exigieron “a las autoridades y funcionarios públicos que tomen cartas en el asunto y se avance seriamente en la aplicación de protocolos de actuación para la policía provincial que respete las diferentes identidades sexuales”.

También remarcaron que sigue pendiente la aplicación real de las Ordenanzas Antidiscriminatorias Nº 4.481 del año 2011 y Nº 4.531 del año 2012; y que, de estar vigentes, permitirían sancionar hechos discriminatorios y realizar campañas de prevención y concientización desde hace años en la ciudad.

“Ampliamente estos hechos demuestran el odio y la violencia a las que se exponen aquellas personas que ejercen su sexualidad fuera de la norma heterosexual y deben configurar una política pública activa para reducción de la exclusión y la vulneración de derechos”, dijeron.

Por último, Camila sostuvo: “El Estado en cualquier orden a través de su policía e inacciones es el principal aparato de reducción de nuestras identidades aún hoy a dos años de aprobada la ley de identidad de género en Argentina”. Y agregó: “No queremos ninguna compañera más asesinada en Santa Fe ni en el país a causa de la transfobia y es el Estado el que debe encargarse de que no nos sigan asesinando en democracia”.

¿Te gustó la nota?