Unión le ganó en el final a Newell's

Unión volvió a ganar de local en un partido accidentado tras derrotar 2 a 1 a Newell’s, que terminó con ocho jugadores. Enrique Bologna, con un toque suave y de penal, definió el duelo luego del gol de Jerónimo Barrales y el empate de Martín Tonso. Marcelo Sarmiento debió retirarse con una doble fractura de tibia y peroné.  Mirá los goles.

Domingo 06 de Noviembre de 2011

Claudio Cáplan

ovacion@unosantafe.com.ar

 En un partido por demás de accidentado y cambiante, Unión volvió al triunfo en el 15 de Abril tras imponerse por 2 a 1 ante Newell’s. Jerónimo Barrales —que después se fue por una fractura en su mano— (ST 3’) abrió el marcador y Enrique Bologna (ST 42’), con una suave definición desde los doce pasos, le dio los tres puntos al elenco de Frank Darío Kudelka. Martín Tonso (ST 31’) había empatado transitoriamente.

Luego de dos empates consecutivos en casa, el Tate festejó con su gente, aunque la celebración no fue completa porque Marcelo Sarmiento se retiró del campo de juego con una doble fractura de tibia y peroné tras una dura entrada de Fabián Muñoz, que se fue expulsado. Antes, Hernán Villalba (PT 45’) había visto la roja, mientras que Guillermo Ferracutti (ST 40’) fue el tercer hombre de la Lepra que se fue a los vestuarios antes de tiempo.

En cinco minutos de juego, la iniciativa fue toda del equipo de Kudelka, buscando a Velázquez por la izquierda y jugando con Núñez bien abierto por la derecha. Así fue que el charrúa tuvo la primera jugada clara a los 5’, pero su remate se fue desviado. Mientras que la visita apostó a la movilidad de Víctor Figueroa. La superioridad de los santafesinos se evidenció a los 14’, pero apareció Peratta para ahogarle el grito de gol a Barrales, luego que su cabezazo se metía en el palo derecho.

Después de jugados 18 minutos, el conjunto de Diego Cagna dividió el trámite del partido, aparecieron Pablo Pérez y Bernardi para jugar la pelota en forma clara, secundados por Figueroa y buscando las espaldas de Velázquez y Cárdenas con las subidas de Cristian Díaz.

Sin dominador

Al cabo de los primeros 30’, ni Rojiblancos ni Rojinegros tuvieron la capacidad para convertirse en dominadores de la calurosa tarde en la Avenida. Los de FDK tuvieron la iniciativa en el primer cuarto, pero con el correr de los minutos se apagaron Núñez y Rosales como manija, sin dejar de mencionar que Sarmiento y sobre todo Quinteros no encontraron nunca una posición de juego cómoda como para superar la línea de Pérez y Bernardi. Pese a ello, a los 37’ se lo perdió de palomita por el segundo palo el Tanque Barrales.

La etapa inicial se terminó con un atenuante favorable para los de Kudelka. A los 45’ el volante central de Newell’s, Raúl Villalba, se fue expulsado por doble amonestación luego de que fuera con una plancha terrible sobre Marcelo Sarmiento. Y antes del pitazo final, el que se perdió la apertura del marcador fue Rosales, porque su tiro se fue por encima del travesaño rosarino.

En el comienzo del complemento apareció el Pichi, le dio un toque exquisito a Velázquez, el Negro tiró un centro preciso y rasante hacia el punto del penal. Por ahí entró Barrales y, de derecha, metió la bocha en el primer palo de Peratta, que nada pudo hacer. Un rato después del gol, el ex Banfield salió por una fractura en su mano y Pablo Magnín saltó al campo de juego.

No todo quedó ahí en el comienzo del segundo tiempo, porque a los 8’ Muñoz le cometió una falta descalificadora a Sarmiento, a tal punto fue duro que lo fracturó motivando el ingreso de Nicolás Bruna. Después del shock que recibieron los jugadores Rojiblancos y por la inferioridad numérica de Newell’s, el equipo de Kudelka dominó el cotejo con la tenencia prolija de la pelota aunque más allá de este juego ordenado no tuvo otra opción clara de gol sobre el arco de Peratta.

Balde agua fría

La tenencia de pelota pero la falta de profundidad que mostraron los locales ante un débil Newell’s tuvo sus negras consecuencias para Unión. A los 31’. Se equivocó Cárdenas, hubo otra sucesiones de fallas defensiva y le llegó la pelota entre los centrales al ingresado Martín Tonso, quien ante la salida de Bologna definió por arriba poniendo el 1 a 1. El 15 de Abril quedó en silencio.

Después del gol y a pesar de jugar con dos hombres de más, el gol de Newell’s afectó tanto a los locales que no tuvieron las ideas suficientes como para vulnerar el sistema defensivo de la visita. A pesar de la falta de criterio para ser eficaz sobre la valla leprosa, a los 42’ apareció uno de los mejores de la tarde, Núñez, que encaró a Bernardi, que no tuvo otra opción que bajarlo.

Rápidamente tomó el esférico Bologna y miró a Peratta. El Beto le pegó al medio del arco rosarino, despacito, despacito besó la red y desató la fiesta en la Avenida. Así con un 2 a 1 muy, pero muy sufrido para el Tate en su casa, volvió a sumar de a tres. No caben dudas que el equipo de FDK deberá trabajar mucho para no volver a crear tanta incertidumbre, en este caso ante un rival que jugó con dos y hasta con tres futbolistas menos.

¿Te gustó la nota?