Unión mantuvo la base del equipo que realizó una campaña histórica y que le permitió clasificar por primera vez a una Copa internacional. Desde ese momento, Leonardo Madelón pidió dar el salto de calidad para potenciar y jerarquizar el plantel.

Pero a la luz de los resultados nada de eso sucedió y Unión incorporó lo que pudo, que al fin y al cabo se trató de apuestas a futuro (Álvarez, Lotti, Compagnucci, García y Troyansky) a excepción del experimentado lateral izquierdo Claudio Corvalán.

Perdió a un jugador determinante y clave como Lucas Gamba y en su lugar trajo a un punta de 21 años como Troyansky, quien descendió de categoría con la camiseta de Olimpo. Y encima puede sufrir la baja de Franco Soldano a días del comienzo de la Superliga.

Los que se fueron en la mayoría de los casos jugaron muy poco: Castro, Fleita, Sánchez, Balbi, Aquino, Méndez, Vitale y Nuñez. Más Gamba que había sido mencionado anteriormente. De todas maneras, en lo numérico el DT cuenta con menos alternativas.

LEER MÁS ►► "Trabajo al 100% para tener la chance de ser titular"

Así las cosas, se puede decir que el Tate tiene menos que en la temporada pasada, teniendo en cuenta lo antes mencionado.Y más si analiza lo hecho en el partido ante Unión de Sunchales. Aquellos que asoman como alternativa de los titulares no respondieron en el cotejo de Copa Santa Fe y quedaron eliminados.

Unión continúa siendo un plantel corto, ya que el recambio no está a la altura de los titulares y eso se hace muy evidente. Así las cosas, dependerá casi exclusivamente de los 11 que salgan al campo de juego. La excepción es Matías Gallegos, quien viene demostrando estar a la altura de las circunstancias.

Pero el resto de los que se sumaron, deberán demostrar que pueden cumplir con la camiseta rojiblanca. Por ahora no lo hicieron y es allí el principal interrogante de cara a la competencia oficial que se potenciaría con la salida de Soldano, lo que significaría un golpe muy fuerte habida cuenta que son pocos los días que tienen para buscarle un reemplazante.