Unión

"Al fútbol lo pararon los dirigentes, no nosotros"

El volante rojiblanco, Diego Villar, hizo hincapié en la decisión que tomaron los jugadores de acatar el paro impuesto por Agremiados, a raíz del incumplimiento del pago de salarios: "Tenemos la postura de acompañar a la gente que se le debe mucho y que viven el día a día"

Viernes 03 de Marzo de 2017

"Nosotros en Unión tenemos la postura de acompañar a la gente que se le debe mucho y que viven el día a día. Es es nuestra idea. Sabemos que hay un tira y afloje de todos lados y muchas veces quedamos muy expuestos los jugadores. Desde el principio, nosotros no paramos el fútbol. Estamos trabajando desde el 3 de enero y supuestamente todo iba a arrancar el 5 de febrero y hoy en día están todos apurados para que arranque el fútbol, por ende terminamos quedando expuestos los jugadores. A veces sí tenemos la culpa que no somos lo suficientemente responsables de meternos en circunstancias en la que deberíamos, pero hoy los apurados no somos nosotros, porque los que no cobran los sueldos son los jugadores. Ojalá podamos acompañar a todos".

Con esta crítica intensa y no menos real, el mediocampista de Unión, Diego Villar, graficó cómo se está viviendo el presente del fútbol argentino, que transita su hora más aciaga desde el fallecimiento de Julio Humberto Grondona.

El plantel que comanda Juan Pablo Pumpido se había preparado para jugar contra River este domingo, pero la medida de fuerza fue ratificada y los profesionales no saldrán a escena. Se menciona de esta manera, habida cuenta que, si la AFA presiona con sancionar, es probable que muchos equipos presenten juveniles, algo que le daría un punto más de desprolijidad a la suerte del deporte más popular del país.

"Todos están hablando de lo económico, pero sinceramente hay un montón de puntos que tocar también. Se hablaba que el miércoles aparecería la plata y no fue así; el jueves tampoco y con suerte llegará el lunes. Supuestamente ese dinero tenía que aparecer el 30 de diciembre, porque esa es la realidad. Nos fuimos de vacaciones sabiendo que tendríamos lo nuestro y no fue así. Entonces, ¿quién está apurado ahora? Los dirigentes quieren hablar de fútbol y hace un mes estaban diciendo que tenía que pararse y ahora cambiaron. Entonces siempre somos nosotros los perjudicados. Por lo pronto, hay que buscarle la vuelta a todo esto. La decisión la tienen los jugadores", agregó Pipa, en conceptos muy claros y en defensa de la profesión.

Siguiendo por con el mismo hilo conductor, admitió que no está sorprendido con todo lo que está pasando: "Lo dije hace dos semanas y que el momento para arreglar todo era hace seis meses atrás. Sabíamos que si no se solucionaba esto iba a pasar. Como será que se llegó al punto que no se le termina creyendo a determinadas personas y, encima, te mienten. Llegamos a esto y ahora se les da por tirarnos la pelota a nosotros. La realidad es que al fútbol lo pararon los dirigentes y no nosotros".

La voz cantante de Agremiados es el secretario general, Sergio Marchi, con quien Villar tuvo diferencias en el pasado, pero que ahora respeta la postura: "Hay cosas que me gustan y otras que no. Incluso hubo cosas en contra en su momento que no me ayudaron y siempre se las dije a él (Marchi). Pero la situación ahora es diferente, porque no es un tema personal sino general, donde los jugadores tienen que estar todos juntos. Escuché el otro día a un chico que cobraba 11.000 pesos y tenía que ir a trabajar y por eso hay que ponernos en esa situación también. A muchos nos tocó militar en otras divisionales donde se gana menos dinero y no cuesta".

"Quizás se hizo costumbre que te deban un mes, pero no debería ser normal. Lamentablemente toda mi carrera fue así, de nunca lograr estar al día. Uno trabaja para después tener lo que corresponde. Algunos cobrarán más y otros menos, pero la igualdad en tiempo de cobrar es el mismo. Así que ojalá se pueda solucionar todo", gatilló sin dudar.

Asimismo, aseveró que "los dirigentes dicen que mandarán al descenso a los equipos que no paguen los sueldos y nunca se cumple y, menos, solucionan algo. Todos estos temas ya se hayan hablado y que los jugadores se involucren más y sepan que no es normal que se deba. En otras ligas se paga en término".

En el final de la charla con los medios santafesinos después de la práctica en el estadio, el experimentado mediocampista, que con seguridad será el reemplazante de Lucas Algozino (suspendido) por la banda derecha en la reanudación de Primera División, admitió que no se siente cansado sobre estos desencuentros del fútbol argentino.

"Ya estoy acostumbrado a todo esto. Estuve en el Newell's de (expresidente Eduardo) López que no me pagaban nunca y encima cobrar 500 pesos. Entonces estoy como castigado un poco en ese sentido. Hoy quizás los más preocupados son los chicos que entrenan día a día y que quieren jugar de una vez, que empiece el torneo. Por eso nosotros los más grandes tenemos que tener paciencia, bajarle los cambios a los más jóvenes y que les hagamos entender que estas cosas pueden pasar, por más que no sean las correctas. Hay que apoyar a todos", concluyó.

¿Te gustó la nota?