El desgarro que sufrió Diego Zabala en el Clásico lo obligó a Leonardo Madelón a modificar la mitad de la cancha que desde hace varios partidos salía de memoria. Por ello y teniendo en cuenta que debía jugar ante San Lorenzo como visitante el DT se inclinó por Manuel De Iriondo para tener mayor contención en la zona media y ubicó a Mauro Pittón como volante por derecha.

Y la prueba le salió bien dado que Unión se mostró sólido, obtuvo un punto en una cancha complicada y no sufrió en defensa. Pero obviamente, para recibir a Temperley las obligaciones son diferentes y es por eso que para jugar ante el Gasolero el entrenador rojiblanco tiene pensado darle la chance a Claudio Aquino.

Si finalmente esto se confirma, el ex-Independiente se movería por el sector izquierdo y en consecuencia Franco Fragapane pasaría a la banda derecha. La otra opción que tiene a mano es la inclusión de Rodrigo Droopy Gómez, pero el primero de los mencionados corre con ventaja.

LEER MÁS ►► El problema de no tener recambio

La última vez que Aquino arrancó como titular fue por la 4ª fecha cuando el Tate visitó a Huracán y el volante sufrió una lesión muscular que le llevó un tiempo extenso de recuperación. Al punto tal que no volvió a jugar en la segunda mitad del 2017.

Recién lo hizo en la reanudación de la Superliga en el empate como local ante Arsenal. Ingresó algunos minutos y lo hizo de buena forma. Sin embargo, Madelón no le brindó continuidad e incluso en el Clásico ni siquiera estuvo entre los concentrados.

De esta manera y en caso de confirmarlo como titular será una buena oportunidad para que Aquino pueda demostrar sus condiciones. El año pasado Madelón lo pidió e incluso la dirigencia rojiblanca hizo un esfuerzo económico adquiriendo el 50% del pase. Por ahora claramente está en deuda, pero puede comenzar a pagarla en el choque ante Temperley.