Unión abrochó los seis últimos puntos que disputó en la Superliga, tras derrotar a Temperley (3-0) en el 15 de Abril y de superar Banfield (2-0) en el sur del Gran Buenos Aires. De esta manera, el conjunto de Leonardo Madelón se afianzó entre los equipos que se estarían clasificando para la próxima Sudamericana, mientras que quedó a dos unidades del último que estaría ingresando a la Libertadores.

Un punto de inflexión para el Tate fue el clásico, ya que logró un merecido empate en el final del encuentro, que sirvió para recuperar la confianza y reafirmar la idea del DT, que viene pregonando desde que arrancó la temporada. Luego llegó el empate sin goles frente a San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro, y la recuperación se extendió con los dos últimos triunfos.

Y lo meritorio es que ambas victorias se produjeron sin el equipo ideal de Madelón, ya que Damián Martínez y Diego Zabala se perdieron los últimos encuentros por diversas lesiones. Él uruguayo ingresó en el segundo tiempo del cotejo ante Banfield y ganó minutos en el amistoso del pasado viernes frente a Cultural de Crespo.

Ambos ya estarían en condiciones de estar desde el inicio, por lo que Martínez ingresará en lugar del juvenil Brian Blasi, mientras que Zabala lo hará por Santiago Lebus. De esta manera, los 11 serán los que salieron de memoria en gran parte del campeonato.

LEER MÁS ►► En casa mando yo

Este no fue el equipo que pensó en el inicio del torneo el DT, ya que en un principio Claudio Aquino fue el titular, relegando a Franco Fragapane, aunque en la 4ª fecha el ex-Ferro se lesionó y ya nunca pudo recuperar la titularidad. En tanto, en la defensa Emanuel Britez era el dueño del lateral derecho.

En la 6ª fecha la formación preferida de Madelón podría haber actuado por primera vez, pero una lesión de Nereo Fernández lo impidió. Matías Castro fue su reemplazante, y los otros 10 jugadores de campo son los que estarían presentes el próximo sábado frente a San Martín.

Pero a la fecha siguiente Nereo se recuperó, y ante Godoy Cruz, en la victoria por 2-0, el equipo ideal tuvo su primera puesta en escena. Pero una nueva lesión del arquero de La Brava impidió que el entrenador le diera rodaje a esa idea frente a Vélez (2-0 en Liniers).

El capitán tatengue tampoco pudo estar ante Chacarita, mientras que ante River, Madelón modificó la idea y sacó a Diego Zabala para intentar ganar una mejor contención con el ingreso de Manuel De Iriondo. La apuesta no resultó y el conjunto rojiblanco cayó por 2-0 en el Monumental.

En el cotejo siguiente ante Patronato fueron titulares Brian Blasi y Emanuel Britez, ante las suspensiones de Damián Martínez y Yeimar Gómez Andrade. Y para despedir el año ante Belgrano (1-1), el DT nuevamente pudo repetir los 11 nombres que en este momento son titulares indiscutidos.

LEER MÁS ►► Leo Madelón puede volver a las fuentes

La fórmula se repitió frente a Racing, en la mejor producción futbolística en lo que va del campeonato. Continuó ante Rosario Central, aunque una dura lesión de Lucas Gamba rompería con la tendencia de los 11 de memoria.

Recién volvió a escena el equipo ideal en el Clásico de la fecha 17, donde el Tate logró un empate clave en los últimos minutos del cotejo. Ante San Lorenzo arrancó el mismo equipo, pero fractura en el pie derecho de Damián Martínez rompería nuevamente con los planes del técnico rojiblanco.

Por lo tanto, el próximo sábado frente a San Martín de San Juan será la oportunidad para volver a ver al equipo ideal en cancha. Será nada más ni nada menos ante un rival que llega agrandado, pero con nuevo DT, tras la salida de Néstor Gorosito y el arribo de Walter Coyette.

Ahora será el turno que la fórmula surta los efectos deseados para que el Tatengue pueda sumar nuevamente de a tres si es que quiere terminar de afirmarse entre los clasificados a la Sudamericana, y si quiere llegar a las últimas fechas de la Superliga atesorando la ilusión de jugar la Libertadores.

En total, el equipo ideal estuvo solo en cinco oportunidades desde el arranque (Godoy Cruz, Belgrano, Racing, Rosario Central y Colón). En ese lapso, el equipo sumó dos victorias, dos empates y una derrota. Convirtió seis goles y le anotaron cuatro tantos.