El rubro entrenadores dio otro paso importante en Unión, de cara a una exigente temporada y con varios objetivos por delante.

Desde aquella incertidumbre que existía después de la finalización de la última Superliga, con el correr de los días la dirigencia pudo llegar a un acuerdo para plasmar un par de continuidades más que importantes en la disciplina madre de la institución rojiblanca.

Luego de varios llamados y el viaje al exterior del DT Leonardo Madelón, la dirigencia tatengue confirmó el fin de semana anterior la extensión del contrato del estratega por una temporada más.

Entonces, el camino del armado del equipo para la temporada 2018/19 amerita muchas reuniones, llamados, consultas respecto a aquellos jugadores que deben renovar y son tenidos en cuenta, más aquellos que necesariamente deben llegar para reforzar un plantel que tendrá, además de la competencia local, la chance de jugar por primer vez un certamen internacional.

LEER MÁS: Los dos equipos europeos que buscarían a Franco Soldano

Paralelamente a esto, que no deja de ser trascendente en la vida cotidiana del club, había otros dos temas a resolver luego del vencimiento de un contrato y la partida del Coordinador de inferiores a Chile.

Este jueves los directivos de Unión, después de reunirse con Eduardo Magnín, lograron por una temporada más la extensión del contrato con el DT que edificó una gran campaña, aunque más allá de los números le pudo poner su impronta al equipo, apuntalando varios jugadores que tuvieron participación en la Superliga.

Unión estuvo hasta el último partido peleando el título, con una marcada regularidad en base a una identidad definida, con muchos chicos que pudieron demostrar sus cualidades y de cara a la temporada 2018/19 intentarán pegar el salto al primer equipo.

Ahora, una vez definadas las continuidad de Madelón y Magnín, quedará por resolver el nuevo Coordinador de inferiores luego del alejamiento de Martín Ciccotelo. Si bien hubo sondeos y se tiraron varios nombres sobre la mesa, por el momento la intención es esperar antes de tomar una determinación respecto a un puesto al que Spahn y sus pares de Comisión Directiva le dan relevancia.