Unión afrontará desde este jueves su 7ª participación en la Copa Argentina desde que se estableció en la edición 2011/12 el nuevo formato.

Y con Leonardo Madelón tuvo su mejor performance, cuando llegó hasta los cuartos de final en 2016, siendo eliminado por River en el José María Minella de Mar del Plata, lo que días después marcaría el fin del segundo proceso del entrenador en Santa Fe.

En 2012, con Kudelka en el banco, no pudo sortear los 32vos de final al perder frente a Chacarita 2-1 en cancha de Lanús, con goles de Jorge Piris y Mauro Montenegro para el Funebrero; descontó Juan Pablo Pereyra.

Por su parte, en 2013, le tocó enfrentar a Gimnasia (Concepción del Uruguay) en la ciudad de Resistencia. Después de empatar 1-1 (goles de Sergio Umpierrez y Andrés Franzoia), los entrerrianos pasaron y dejaron en el camino a la formación de Facundo Sava por 8 a 7 en los penales.

Un año después, el 30 de abril de 2014 en el estadio Juan Gilberto Funes de San Luis, Juventud Unida Universitaria de aquella provincia, con un decisivo Laureano Tombolini en los penales 4-1, también le provocaba una rápida despedida al Tate después de un 0 a 0 que los de Madelón no pudieron nunca romper.

En la edición 2014/15, Unión pasó la primera ronda de competencia por primera vez, también con Madelón, al ganarle 2-1 a Deportivo Armenio en cancha de Instituto, con los goles de Ignacio Malcorra y Martín Fabro.

Después llegaría Gimnasia (LP) y el 0-0 en Formosa, lo dejaría después afuera al perder la definición por penales 6-5, con una notable tarea del golero Tripero Nicolás Navarro, quien contuvo los remates de Matías Sánchez, Santiago Zurbriggen y Facundo Affranchino.

Más acá en el tiempo llegaría ese 2016 con mejor rendimiento, al eliminar primero en Rafaela a Atlético Paraná por penales, después de empatar 1 a 1. En Paraná, donde volverá a presentarse este jueves, superó 3-1 a Unión Aconquija (Catamarca), con los gritos de Emanuel Britez, Lucas Gamba y Nelson Acevedo.

En 8vos de final el Tate daría el golpe al superar por penales a Estudiantes, después de empatar 0 a 0, con decisiva participación de Nereo Fernández. Después llegaría ese recordado partido ante el Millonario en La Feliz.

Y lo más fresco sucedió en la pasada edición, con un 0-0 frente a Nueva Chicago pero el pasaporte a los 16vos de final a través de las ejecuciones desde el punto penal (4-2). Eduardo Magnín era el entrenador de aquel equipo que después tendría nuevamente a Madelón en el banco.

Con Leo como estratega, en un momento de reconstrucción, los rojiblancos eliminaron en 16vos de final a Lanús por 2 a 1 en cancha de Arsenal, con una gran tarea y los goles de Manuel De Iriondo y Lucas Gamba.

En los 8vos de final, Deportivo Morón, recién ascendido a la B Nacional, daba cuenta del Tate en los penales después de igualar sin abrir el marcador. Aquella definición fue 5-4 en cancha de Instituto, frente a un equipo que llegaba entonado por estar ubicado en la 2ª posición de la Superliga.

Ahora, comenzará a escribir otra historia, muy cerca de la capital provincial, con un numeroso apoyo y un rival que viene de descender al Torneo Argentino A y debió rearmarse para poder poner un equipo en campo que intentará dar el batacazo en los 32vos de final.