Las situaciones las tuvo contra San Lorenzo. La mejoría se extendió en condición de visitante pero los merecimientos siempre quedan de lado cuando en la tabla un triunfo vale tres puntos y para sumar dicha cantidad hay que hacer más goles que el oponente.

El Unión de Madelón, salvo raras excepciones, se recita de memoria desde que arrancó la Superliga, donde obtuvo 22 puntos en las primeras 12 fechas (61,11%).

Con una pretemporada encima, se mantuvo el plantel que peleó los primeros lugares y el DT junto a la dirigencia lograron los concursos de Rodrigo Gómez y José Ariel Núñez, ambos provenientes del exterior.

Y el inicio fue inmejorable: en una demostración física y táctica superior a Racing, le dio vuelta el resultado para ganarle 2-1 en el estadio 15 de Abril. Eso sucedió el domingo 28 de enero.

Con 25 puntos muchos se animaban a pensar en el Tate dándole batalla al mismísimo Boca. Menos el conductor que, tal vez a modo de profecía, pedía ir despacio, sin creer más de lo que habían conseguido.

Unión transita la recta final de la Superliga sumergido en la irregularidad de la mayoría de los equipos (hay 12 equipos separados en cinco puntos). El objetivo del Tate no es otro que poder acceder por primer vez en su historia a un certamen internacional. Son 11 cupos de 28 participantes, una cifra elevada respecto a años anteriores.

LEER MÁS: Leonardo Madelón: "Nos faltó el gol"

Pero la cosecha se redujo a tres empates y dos derrotas de los últimos 15 puntos que puso en juego (20%), con el agravante de que la emoción máxima del fútbol no aparece: Diego Zabala (hoy lesionado) a los 23' del segundo tiempo contra la Academia, anotó el último gol de un jugador del plantel. El asterisco en esta sequía, más allá de aquella incursión de Damián Martínez, hay que ponérselo a Guillermo Ortiz, defensor de Colón, quien concretó el empate en el último Clásico.

La pareja de ataque (Gamba-Soldano) combinó 12 de los 19 goles que anotó el elenco rojiblanco en 18 fechas. En un fútbol altamente competitivo, estar 472' sin que un jugador propio pueda anotar, con poco recambio afuera, solamente invita a redoblar esfuerzos en la semana y cristalizar en un partido lo que trabajan los futbolistas con el entrenador.

De los 9 partidos que le quedan a Unión, en Santa Fe enfrentará a Temperley, San Martín de San Juan, Tigre, Talleres e Independiente. Y viajará para jugar con Banfield, Argentinos, Atlético Tucumán y Boca. Todos pelean por algo, al igual que el Tate, que necesita recuperar esa capacidad ofensiva para sumar puntos que le permitan cristalizar un viejo anhelo.