Unión
Jueves 08 de Marzo de 2018

El problema de no tener recambio

Unión cuenta con un plantel acotado y eso se refleja con la lesiones de Diego Zabala y Damián Martínez. Al punto tal que Leonardo Madelón debió apelar a un volante central y a un marcador central para reemplazarlos.

El Clásico fue un fiel reflejo de la falta de recambio que tiene Unión. El equipo perdía ante Colón y Leonardo Madelón solo realizó un cambio en el primer tiempo que fue obligado ante la lesión de Diego Zabala. Por eso incluyó a Rodrigo Gómez. Pero después, cuando el Tate necesitaba dar vuelta la historia no metió mano en el equipo y terminó apostando por los que estaban convencido que los de afuera no eran solución.

El armado del plantel durante la pretemporada tampoco fue el deseado, Madelón pretendía cuatro refuerzos y apenas llegaron dos. Pidió por Droopy Gómez, Ramiro Carrera, Fabián Bordagaray y Federico Andrada, pero apenas pudo sumar al primero de ellos. Y en el final se sumó el paraguayo José Luis Nuñez que está claro no era prioridad.

Pero además se fue un referente como Emanuel Britez y no incorporó ningún defensor. Por ese motivo, ante la lesión que sufrió Damián Martínez (fractura de la primera falange del segundo dedo del pie derecho) el DT incluiría a Brian Blasi que es un marcador central.


Características absolutamente diferentes, ya que Martínez es un jugador con mucha proyección para pasar al ataque y resultó clave en el empate frente a Colón con ese centro que terminó con el gol en contra de Guillermo Ortiz.

En consecuencia será una baja sensible ya que Blasi de ninguna manera podrá cumplir la misma función y eso se sentirá jugando como local ante equipos que por allí esperen en su campo de juego. Y a la ausencia de Martínez hay que sumarle la de Diego Zabala ( desgarro en bíceps femoral y semimembranoso de muslo izquierdo).

Si bien en este caso Madelón podría incluir a Gómez o Claudio Aquino se inclina por un mediocampista de recuperación como Manuel De Iriondo, porque indudablemente observa que los otros dos futbolistas no están en su mejor versión.


Así las cosas, la banda derecha titular que tiene Unión con dos futbolistas verticales y de buen manejo con el balón como Martínez y Zabala, es suplantada por un marcador central (Blasi) y un volante central (De Iriondo) ambos de características muy diferentes.

Una muestra cabal de la falta de recambio que padece Madelón y en consecuencia debe arreglarse con lo que tiene y no con lo que quiere.