Unión cumplió este martes el segundo entrenamiento en la semana en el Predio Casasol, de cara al partido del domingo, a las 15.30, ante Atlético Tucumán en el estadio José Fierro. El plantel considera a este compromiso como una verdadera final para acrecentar el sueño de clasificar por primera vez a una copa internacional. Más que nada, porque hace tres jornadas que no puede ganar y eso hizo que se cediera bastante terreno.

Hoy está en zona de Sudamericana, pero la renta que sacó de puntos está en jaque por la sumatoria de otros elencos y es así como el Tate necesita volver a la victoria como el agua. El tema está en que se le viene uno de esos partidos "chivos" y por eso la relevancia, porque además es un rival directo en su objetivo primario. Lo bueno es que doblegarlo lo quitaría del camino y así sobresale otro detalle a tener muy en cuenta. En consecuencia, con el fin de que todos estén a pleno, el cuerpo técnico que comanda Leonardo Madelón habría solicitado que el viaje sea en avión. Vale resaltar que en colectivo son más de ocho horas y eso se pueden sentir en el físico. Entonces estaría todo resuelto para que esto termine dándose así.

LEER MÁS: El colchón inicial lo mantiene en carrera

El empate agónico ante Tigre dejó mucha bronca en el Tate, sobre todo en el entrenador, Leonardo Madelón, que explotó de furia con el árbitro Federico Beligoy. Es más, el DT dijo que había que laburar mucho en lo anímico en esta semana para no decaer y es así como se puso manos a la obra.

Para jugar contra el Decano no podrá estar el expulsado Manuel De Iriondo y tampoco el colombiano Yeimar Pastor Gómez Andrade, quien está suspendido provisoriamente, aunque hay rumores que indican que finalmente le darán dos fechas de suspensión. Después, el dilema más relevante pasa por la evolución de Lucas Gamba, que no pudo estar ante el Matador por una molestia en soleo de la pierna derecha.

LEER MÁS: Nereo Fernández, en el ojo de la tormenta

El delantero demostró que es irreemplazable en este equipo y por eso se lo seguirá atentamente para saber si se recupera a pleno. Otro a seguir es Nelson Acevedo, que llegó con lo justo el domingo y el físico le dio solo hasta los 20' del complemento. Todo indica que no tendría problemas de jugar, pero se lo cuidará para que sea así. Por último, se lo probará a Matías Castro, que el viernes pasado sufrió un esguince de tobillo.

Todos factores a resolver en una semana muy importante para las aspiraciones de Unión.