En la calle, la frase que se escucha por el lado de los hinchas de Unión no requiere de doble lectura: "En los últimos dos partidos nos metieron la mano en el bolsillo", dicen los más cautos, los otros directamente rezan: "Nos afanaron".

Lo que realmente está claro es que en los encuentros ante San Martín de San Juan y Argentinos, el equipo rojiblanco fue perjudicado por los arbitrajes. Ante los sanjuaninos el juez Mauro Vigliano ignoró una falta dentro del área que le cometieron a Rodrigo Gómez en tiempo de descuento.

De haberlo sancionado, quizás Unión hubiese ganado el partido que terminó igualando 1 a 1. Pero en ese mismo encuentro, en la primera etapa a los 15' hubo una acción también polémica por una supuesta falta de Lucas Gamba a un defensor del Santo. El futbolista cayó y tomó el balón con la mano, pero el árbitro sancionó la infracción del punta rojiblanco que no pareció ser tal.

LEER MÁS ►► A pensar en un cumpleaños feliz

Aunque, sin dudas que la jugada que generó el enojo de todos, incluido Leonardo Madelón ya que se dio en el minuto final del partido y además Vigliano estaba bien ubicado. Luego de esa jugada, el Drooopy fue amonestado por protestar de manera airada.

Y en el juego ante Argentinos Juniors, Nicolás Lamolina de manera insólita sancionó un penal en favor del Bicho por una supuesta falta de Damián Martínez a Leonardo Pisculichi cuando se jugaba el primer minuto de descuento de la primera etapa y el resultado estaba igualado 1 a 1.

Sin dudas que se trató de un clic en el partido, dado que Lucas Barrios anotó desde los 12 pasos y el conjunto local pasó a ganar el partido, condicionando de manera concreta al Tatengue que si bien reaccionó y mereció el empate, ese penal terminó decretando su derrota por 3 a 1.

De esta manera, en la recta final de la Superliga y cuando se están definiendo las clasificaciones a las Copas, lo real y concreto es que a Unión lo perjudicaron de manera alevosa y le imposibilitaron tener algunos puntos más. De allí que la crítica y los reclamos del mundo Unión sean absolutamente justificados ante tamaña injusticia.