Hernán René Solari se convirtió en leyenda para Unión, y en uno de los jugadores más recordados por la hinchada. Incluso la platea redonda del estadio 15 de Abril lleva su nombre, en una clara muestra de todo lo que representa para la institución.

Este miércoles se cumplen 25 años del fallecimiento del Indio, quien perdió la vida en un accidente de tránsito luego de convertir el tanto del empate de Unión, en el Clásico Santafesino frente a Colón en el estadio Brigadier López, cuando se dirigía a su Ingeniero Chanourdie natal.

Es así que un gran número de hinchas tatengues lo recordaron en las redes sociales, con claras muestras de respeto, admiración y cariño, ya que el Indio no solamente se caracterizaba por hacer feliz a la gente con su fútbol, sino que también siempre se lo destacó por ser una gran persona, según cuentan los que lo conocieron.

Luego del clásico, en su Peugeot 504, junto a Héctor Álvarez (también jugaba en Unión) viajaron hasta Reconquista, donde este se quedó, pero Solari se encontró con un primo en un boliche y decidió seguir su viaje. En el camino, en una estación de autoservicio, llevaron a un conocido también a Chanourdie.

A las 4.30 del domingo 28, en un accidente automovilístico en una ruta santafesina, cerca de Ingeniero Chanourdie, tanto el Indio como Roli Fernández y Matías Ibarra fallecieron en el siniestro.

Terminó su carrera con 36 partidos jugados con Unión, 21 en el Nacional B y 15 en la máxima categoría, convirtiendo 4 goles durante su carrera.