Unión

La dirigencia está entre la espada y la pared

Luis Spahn sabe que es la última chance de vender a Franco Soldano y que si no lo hace ahora en seis meses el jugador quedará con el pase en su poder

Viernes 28 de Diciembre de 2018

La dirigencia rojiblanca no tiene margen de maniobra y eso lo sabe el Olympiacos de Grecia. Por eso el club griego avisó que si la operación no se hacía en los términos que habían acordado se bajaba de la misma.

La venta de Franco Soldano se frenó porque el presidente de Unión Luis Spahn habría solicitado 300.000 euros más de lo que estaba estipulado en un primer momento.

Al menos eso es lo que trascendió en medios griegos ya que el máximo directivo rojiblanco no habla con la prensa. Lo cierto es que Soldano presiona para jugar en Grecia y no acepta otra propuesta.

Se mencionó que el León de México podría elevar una propuesta luego de vender a su goleador Mauro Boselli, pero la realidad indica que el delantero tatengue avisó que quiere emigrar.

Y eso lo sabe el Olympiacos que trata de aprovecharse de la situación. Por eso este viernes reiterará su oferta y dará un ultimátum: 1.000.000 de euros limpios para Unión, una plusvalía por una futura venta y se habla de un bonus por goles que convierta en la Champions League.

De esa oferta no se moverá y será Spahn el que defina, si prefiere que Soldano juegue seis meses en Unión y luego se vaya libre o si accede a ese dinero, aún cuando es muy inferior a lo que pretendían obtener algunos meses atrás.

Sea cual sea el desenlace, está claro que es un pésimo negocio para el club quedarse con apenas 1.000.000 de euros por un goleador de 24 años y con pasaporte comunitario. Y ese costo político lo pagará la dirigencia.

Pero a su vez es ese dinero o nada y se sabe que Leonardo Madelón pretende reforzar el plantel. Con ese monto, podría asegurarse a Walter Bou y Maximiliano Cuadra.

Así las cosas, da la sensación de que Spahn terminará aceptando la propuesta, porque se encuentra presionado y entre la espada y la pared. En parte por impericia propia (no haber intentado renovar antes) y también por responsabilidad de Soldano que desechó ofrecimientos más prósperos para el club (Vélez y Atlas).

La relación está desgastada luego de tantas idas y vueltas y a esta altura lo más sano para todos sería que Soldano juegue en el Olympiacos. Con la cabeza en otro lado no sería aconsejable que siga seis meses más en Unión.

¿Te gustó la nota?