La novela de Franco Soldano en este mercado de pases escribe un nuevo capítulo cada día. Que se va, que se queda. Es complejo saber cómo terminará todo, porque hasta fin de mes hay tiempo para que los equipos del exterior puedan hacer contrataciones, en detrimento de Argentina, donde el mercado de pases cerró hace ya varias semanas.

Hasta que no haya algo concreto, el entrenador rojiblanco, Leonardo Madelón, lo tiene en cuenta y lo pone como titular, ya que es el goleador del equipo. Sin embargo, todo indicaría que el destino del delantero estaría en México. El fin de semana explotó con fuerza el interés de Monterrey por llevárselo. Incluso el presidente Luis Spahn reconoció que se estaban dando algunas reuniones, pero no quiso dar más detalles.

LEER MÁS: La Reserva de Unión resignó su invicto en el torneo

Rayados necesita un jugador ante la lesión del argentino Rogelio Funes Mori y, sabiendo el buen momento que está atravesando el sunchalense, no dudaron en ir a la carga con todo. En su momento, Unión rechazó una oferta de 3.500.000 dólares de Olympiacos de Grecia por entenderla como insuficiente. Es así como todo quedó de lado y se pensó que permanecería en la institución; sin embargo la cosa cambió radicalmente en los últimos días.

En México ya dan a Soldano como refuerzo, pero en Santa Fe prima la cautela. Es más, en dicho país comentan que se pondrían sobre la mesa más de 6.000.000 de dólares por su ficha, que le pertenece en un 75% al club (el restante porcentaje es del jugador). De ser así, superaría holgadamente el monto anterior, algo que ahora sí la dirigencia no desestimaría. Si se tienen en cuenta los impuestos, la cifra es aún mayor (pasando los 7.000.000 de dólares).

LEER MÁS: Un recuerdo imborrable del último triunfo de Unión como local ante San Lorenzo

Si llegara a efectivizarse en la brevedad, casi con seguridad se perderá el Clásico del domingo venidero en el estadio Brigadier López, a menos que exista un acuerdo especial para que pueda jugar y después marcharse. Por ahora Soldano es jugador de Unión y hasta que no esté la firma nada puede darse por realizado.

De esta manera, se le pondría coto a una historia que pasó por muchas etapas y que, como viene la mano, tendría un final feliz para todas las partes. Pero todavía hay que esperar...