Unión

La saludable propuesta de Unión más allá del resultado

Si bien Unión perdió ante el Bahía, es valorable la idea de juego que pregona Juan Manuel Azconzábal intentando ser protagonista de local como de visitante

Miércoles 25 de Noviembre de 2020

Unión cayó ante el Bahía e indudablemente nunca es bueno perder. Pero está claro que sí importan las formas y una derrota en las circunstancias en las que se dieron permite realizar un balance con cuestiones por destacar. Las mesquindades del fútbol lo dejaron al Tate con las manos vacías.

El fútbol tiene muchos imponderables y permite que un equipo que juega mal pueda ganar y otro que lo hace bien pierda. Después se puede entrar en el análisis fino respecto a qué es jugar bien o mal. Pero hay sensaciones a lo largo de un partido en el que la mayoría coincide.

Cualquier persona que observó el partido entre Bahía y Unión sacará como conclusión que el Tate de ninguna manera mereció perder y que los brasileños bajo ninguna circunstancia fueron justos ganadores. Sin embargo, por esas cosas que tiene este deporte, el que hizo los méritos para llevarse todo, se quedó sin nada.

LEER MÁS: Unión y una ausencia en ofensiva para la revancha con Bahía

Se podrá decir quizás que si tenes seis o siete chances claras de gol y no convertís te faltó eficacia y eso es un aspecto del juego que no se puede soslayar. También que si te generan pocas opciones, pero te terminan convirtiendo en algo fallaste. Y eso es cierto, Unión no fue eficaz en las áreas donde se resuelven los partidos.

Pero sí sometió tácticamente al rival y lo superó en el desarrollo del juego. Se mostró superior a la hora de plasmar una idea futbolística y lo puso contra las cuerdas. Hizo todo bien, hasta llegar al área rival, pero a la ineficacia para definir se le sumó un rendimiento notable del arquero Douglas y una pelota en el travesaño.

No obstante, la propuesta futbolística de Juan Manuel Azconzábal es saludable. El equipo intenta siempre ser protagonista, ya sea en condición de local como de visitante. Fue a Ecuador y ganó con solvencia y autoridad, lo mismo ante Arsenal por el torneo local y con el Bahía lo dicho: hizo todo para llevarse un triunfo pero perdió.

LEER MÁS: La bronca de Azconzábal por la derrota de Unión ante Bahía

A diferencia de lo que acontencía con el equipo de Leonardo Madelón, el del Vasco no sale a especular. Dejó de lado el 4-4-2, para jugar por momentos con un 4-3-3 o un 4-2-3-1, pero con un solo volante de recuperación. Mira siempre el arco rival y con aciertos y errores trata de imponer un estilo de juego.

Las estadísticas refieren que Unión bajo la conducción de Azconzábal disputó siete encuentros con tres victorias, un empate y tres derrotas. Cuatro de esos partidos fueron por la Copa de la Liga y los restantes por Sudamericana. Sobre 21 puntos obtuvo 10 con una eficacia del 47,6%.

Pero está claro que más allá de los fríos números, Unión luce mejor en la idea de juego que en las estadísticas. De hecho, en los tres partidos que perdió no fue superado por el rival. Con Bahía mereció ganar, con Emelec en el 15 de Abril cayó por un error defensivo y con Atlético Tucumán desperdició un sinfín de chances de gol.

LEER MÁS: Carabajal, terminante en Unión tras la caída ante Bahía

Por lo cual, en el trámite de juego, nunca fue sometido tácticamente. Allí está el mérito de este cuerpo técnico que encabeza el Vasco Azconzábal. Darles el conocimiento a los jugadores como para sostener un plan de juego que permita superar al rival.

Después está claro que el DT no define dentro del área, ni tira los centros o salta a cabecear en defensa como cuando era jugador. Eso corre por cuenta de los protagonistas que entran al campo de juego. Pero sin dudas que en su labor de estratega les entrega las herramientas a sus futbolistas para potenciar sus rendimientos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario