Mientras el plantel de Unión está de vacaciones luego de un inicio de año estupendo, al clasificarse a la Copa Sudamericana 2019 y lograr recientemente el pasaporte a los 16vos de final de la Copa Argentina, comienza un largo y duro camino para la dirigencia que encabeza Luis Spahn.

Los logros conllevan nuevas responsabilidades, metas superadoras que aparecen en el horizonte. Así es que no solamente Unión deberá ajustarse a los requerimientos internacionales que se le vendrán, sino también en este receso por el Mundial de Rusia, indudablemente que la premisa es poder conformar un plantel más largo y de jerarquía que el que tuvo Madelón en la primera mitad del año.

Con algunos contratos de los canteranos cerrados, hay un par de prioridades que tiene esta dirigencia: la primera, de ninguna manera sencilla pero si viable por lo que viene de conseguir, es la continuidad del propio entrenador, al que se le vence el contrato en junio.

En este sentido, el mismo Spahn reconoció que las negociaciones serán directamente con Cristian Bragarnik, representante del conductor y de varios jugadores del actual plantel. Todos son optimistas en el mundo Unión que Leo seguirá al frente de este proceso exitoso, al que le espera un acontecimiento único durante 2019.

Pero tal vez lo más trascendente a partir de la continuidad del técnico, es intentar retener jugadores que se cotizaron en esta etapa, algo que también puede resultar complicado. Es verdad que más allá de los ingresos por derechos de televisión, más sponsors y cuota societaria, muchas veces ese combo resulta insuficente para afrontar la conformación de una plantilla.

LEER MÁS: Cómo se formará el nuevo Unión internacional

Por ende, de acuerdo a la gran Superliga que tuvo, contando también con la posibilidad de que el futbolista quiera progresar en su trayectoria, la venta de Franco Soldano es algo que podría darse definitivamente, luego de sondeos que hubo en su momento desde otros clubes del país y el exterior.

Es el goleador quien puede generarle a Unión un buen ingreso que serviría además para provocar la llegada de otros jugadores en esa posición. Si bien es temprano comenzar a conocer puestos y nombres para sumar, teniendo en cuenta la situación indefinida del cuerpo técnica, de ninguna manera nadie puede desconocer que no sería descabellado haber visto por última vez a Soldano convirtiendo un gol en Paraná.

Spahn admitió también tras la clasificación de Unión a la Sudamericana que "Unión seguirá existiendo si no vende un jugador, aunque le causaría problemas". Entonces el traspaso de Soldano es hoy lo que asoma con mayor nitidez. Para que ello se plasme el club considerará la mejor oferta, pondrá todo sobre la mesa y allí sabrá si el negocio le conviene a todas las partes.