Mucho se habló después del empate de Unión ante Tigre 3-3 respecto a los fallos arbitrales en contra. El juez de dicho partido fue Federico Beligoy, con quien el hincha y este plantel tiene resquemor. Justamente después del encuentro, el DT rojiblanco, Leonardo Madelón, reconoció irse "muy caliente" por el desempeño del colegiado y hasta le pidió a Horacio Elizondo que intervenga ante los reiterados perjuicios.

Justamente este miércoles el director de arbitraje en AFA habló del tema y reconoció que hace tres partidos que al Tate no se lo viene dirigiendo bien y es así como surgió todavía más tela para cortar. Justamente el que tomó la palabra ahora fue el presidente, Luis Spahn, que, en diálogo con Dale Dale Deportivo, que se emite por Aire de Santa Fe, contó cómo vivió esta situación: "Como un análisis de una situación coyuntural. Hay decisiones que benefician a equipos y a otros no y tal vez quizás encontraron que nosotros tuvimos más perjuicios que beneficios".

"Creo que plantarse es bueno, que manifestarse también lo es y hasta puede condicionar a futuros arbitrajes a que tengan un mayor sello al momento de fallar con Unión. Pero la idea acá es que no se equivoquen. Elizondo hizo un comentario específico de Unión, donde nos tocó pasar por situaciones azarosas, que no están premeditadas y que no tienen la intención de fallarnos en contra, pero nos dimos cuenta que sumamos más cosas en contra que positivas. Esta es una forma de defenderse", replicó el mandamás de la Avenida, respaldando los dichos de Madelón.

LEER MÁS: Soldano: "Pasé momentos no tan lindos para llegar a donde estoy hoy"

Respecto a una posible multa para el DT, expuso que está la billetera disponible para lo que sea necesario: "Por supuesto, lo vamos a respaldar. No nos haremos al costado y seremos solidarios, porque lo que él hizo fue en defensa de nuestros intereses".

LEER MÁS: ¿Será la oportunidad para Droopy?

En otro contexto, se refirió el partido contra Atlético Tucumán del domingo: "Esta semana estuve con Leo y la verdad es que está sanamente positivo. Tenemos el sustento de hacer un buen partido ante Tigre pese al resultado final. Logramos un alto nivel de eficacia y por algunas distracciones perdimos dos puntos. Acá se trabaja y hay ánimos muy positivos. Nosotros estamos para apoyar en lo que sea necesario. Siempre hay revancha y vamos por ella a Tucumán".

"Estamos en una posición que hay que defender. No hay necesidad de una gran escalada. Pero está todo bien para que vayamos a Tucumán con toda la fe. Todos los puntos que se sumen nos darán el respaldo para clasificar a una copa", acotó.

LEER MÁS: Madelón recupera su dupla defensiva

En otro tramo de la charla se lo consultó sobre la continuidad de Lucas Gamba, a quien se le termina el contrato, pero gambeteó la respuesta: "No somos de ventilar las negociaciones. No es bueno hablar de estos temas ahora porque tenemos que tener la cabeza en los próximos partidos. Es inviable que Lucas nos descarte como opción. No tiene ningún conflicto y Unión es su lugar en el mundo futbolísticamente. Es donde disfrutó sus mejores mieles y fue elegido como el mejor delantero del primer semestre de la Superliga. No es correcto plantear si somos una posibilidad de continuidad. Eso pasa cuando hay peleas o disgustos. Eso está descartado, porque él está muy a gusto acá".

"No creamos expectativas sino que vamos detrás de los hechos y en busca de resultados. No vamos a hablar del tema Gamba, ya está claro. El socio y el hincha quieren que se quede y haremos al esfuerzo", puntualizó.

En el final, se tomó un instante para enfocarse en la lucha por erradicar a los barras: "Tenemos delineada una política y los espacios de cada parte. No vamos a aceptar ninguna extorsión o transgresión, ni condicionamientos de la barra. Ellos saben cuál es su función y nosotros la nuestra. Mientras no pidamos favores que pueden desvirtuar todo, las posiciones quedarán claras".