"Si bien falta formalizar todo con la firma del contrato, está todo hablado entre las partes. Llegamos a un acuerdo para pasar por un año a préstamo", reconoció el arquero de Unión, Matías Castro, que el lunes se sumará a la pretemporada de Temperley, que se está armando para pelear el ascenso en la Primera B Nacional.

Era una incógnita saber qué pasaría con el uruguayo, porque con el arribo de Leonardo Madelón en su tercer ciclo algunos pensaban que podía ser titular, pero Nereo Fernández fue el dueño del arco. Por si fuera poco, mostró En muchos pasajes un nivel alto y eso lo dejó definitivamente un poco relegado, pero con la convicción de estar preparado en caso de ser necesario.

LEER MÁS: Unión no pudo con La Crema en su primer amistoso

Después de formar parte del plantel que clasificó a la Copa Sudamericana, el charrúa recibió una firme propuesta del Gasolero, que intentó mantener la ilusión de mantener la categoría en la Superliga, pero por esas cosas del fútbol no le dio la nafta y terminó descendiendo. Como suele pasar, muchos jugadores buscaron otros rumbos y el cuerpo técnico que comanda Gastón Esmerado comenzó el operativo renovación y en ese sentido pensó en lo que podría darle Castro.

(Gastón Esmerado)

"Es una oportunidad que se me presentó y sentí que podía ser importante para tener más continuidad. Siempre manifesté que en el club (Unión) estaba muy bien y le tengo mucho cariño, con un grupo humano enorme. Por ese lado se me complicó decidir, pero el fútbol es así y te lleva a cambiar. Estoy hace cinco años en Unión y es una chance linda para asumir nuevos objetivos", reconoció el golero en diálogo con Sol 91.5.

"Cuando volví a Santa Fe para esta temporada le dije a Leo (Madelón) la posibilidad que tenía de Temperley. En ese momento no había sido más que un sondeo. En todo momento me dijo que quería que me quedara y sinceramente aprecio mucho ese sentimiento. Ahora me pareció que era una linda oportunidad para tener más continuidad y cambiar un poco de aire. Me entendió y por eso tenemos una linda relación", agregó.

LEER MÁS: Un mediocampista que está en la mira del Tate

Pero eso no fue todo, porque ahondó en detalles: "Cuando llegué al club al principio había firmado por un año y tenía la ilusión de cumplir el contrato. Recuerdo que ese año se dio el cambio de entrenador, donde había jugado la última parte con Facundo Sava y después vino Leo y jugué todo el campeonato. Eso me indujo a renovar. Volví a arrancar jugando y, como no tuve el rendimiento esperado, el que terminó atajando fue Nereo. Así que agradecido al club y los dirigentes, y ni hablar a la gente, porque tengo muchos amigos en Santa Fe".

Recalcó en otro tramo de charla que no es la primera vez que lo buscan: "Muchas de las veces en la que renové tenía chances de ir a otro lado y fui yo el que quiso quedarse, porque había un montón de cuestiones que me llevaban a no irme. Después cuando se presentaron opciones importantes y que me interesaban, el club no me lo permitió. Todavía me queda un año más de contrato y surgió esto de Temperley. Lo importante es que se me dio el aval para poder salir".

Justamente el Gasolero sumó al experimentado Pablo Compodónico, de 40 años, que le pone a Castro una linda vara de exigencia:"Por más que un club tenga interés en uno, ninguno tiene el puesto asegurado. Me tengo que sumar a los entrenamientos para ganarme un lugar. Para eso tendré que trabajar día a día".

LEER MÁS: Troyansky, a un paso de convertirse en el segundo pasajero

En el final, no pudo vaticinar si será el arquero del Tate en la próxima temporada: "No puedo hacer futurología, porque no se puede decir lo que pasará. Lo real es que me voy por un año y veremos cuando termine cómo es la situación. En las dos partes está ilusión de volver, porque si no hubiese rescindido el contrato para quedar libre. Pero eso nunca se manejó".