El gran saldo negativo que arrojó el partido ante San Lorenzo fue el dolor que sintió en el final el arquero Nereo Fernández cuando saltó para descolgar un centro. Por ello nadie advirtió la dolencia, pero apenas terminado el cotejo se conoció que el jugador presentaba una molestia muscular.

Por ello se especulaba con que el martes, Fernández se iba a someter a una resonancia magnética para saber el grado de la lesión en el isquiotibial de su pierna derecha. Pero finalmente eso no sucedió por lo cual se sigue aguardando un parte oficial. Incluso algunos deslizaron que podría tratarse de un desgarro.

No obstante, lo concreto es que habrá que seguir aguardando para saber si puede estar en el Clásico pero a esta altura de la semana su presencia es un gran interrogante. Incluso se menciona que se lo esperará hasta el sábado o el mismo día del partido, siempre y cuando no haya una ruptura fibrilar.

Su ausencia significaría un golpe muy fuerte para el equipo, dado que es uno de los referentes del plantel y el que más Clásicos disputó (12) por lo cual tiene una vasta experiencia en este tipo de partidos. Por lo cual resulta imprescindible que pueda estar en el arco rojiblanco.

Y mucho más teniendo en cuenta que su reemplazante es Joaquín Papaleo de 24 años pero que ni siquiera atajó un partido oficial con la camiseta rojiblanca. Apenas lo hizo en encuentros de la Copa Santa Fe en donde no tuvo una buena actuación ante Unión de Sunchales.

De esta manera, la diferencia entre uno y otro es enorme, en consecuencia sería dar mucha ventaja en la previa no contar con Fernández. En Unión todos prenden velas y esperan buenas noticias, ya que nadie se quiere imaginar pisar el campo de juego del Brigadier López sin su arquero titular.